La Casa ¬Ľ Blog ¬Ľ Los 25 mejores libros de 2021
los 25 mejores libros de 2021

Los 25 mejores libros de 2021

Elaborar una lista de lo mejor del a√Īo en cualquier categor√≠a de entre toda la producci√≥n cultural es, ya lo hemos dicho varias veces, casi imposible. Nosotros, insensatos, normalmente nos lanzamos a ello sin comprobar si hay agua en la piscina. Pero con los libros es a√ļn m√°s complicado. La inabarcable cantidad de t√≠tulos publicados a diario hace imposible categorizar de manera m√°s o menos fundamentada para destacar esa obra √ļnica que subyuga a todas las dem√°s. Pero hacemos lo que podemos. Que cada cu√°l se tome esta lista como le apetezca, si no un ‚Äúlo mejor‚ÄĚ por lo menos s√≠ un ‚Äúlo mejor que hemos le√≠do de lo publicado este a√Īo‚ÄĚ. Sea como sea pod√©is fiaros de cualquiera de estas 25 novelas, obras todas ellas sobresalientes que han salpimentado, o directamente marcado, el presente curso editorial.

Lista de los 25 mejores libros de 2021

Vida de Gérard Fulmard

25. Vida de Gérard Fulmard, de Jean Echenoz (Anagrama)

A Jean Echenoz da la sensaci√≥n de que se la sude un poco todo. Excepto escribir bien, por supuesto. Pero su √ļltima obra es un poco eso, una semiparodia del g√©nero negro en clave postmoderna, que imbrica tramas empresariales y pol√≠ticas con un sentido de la comedia casi pasota. Parte deconstrucci√≥n del g√©nero, parte intriga bufa, Vida de G√©rard Fulmard escupe personajes memorables en un escenario no por chalado menos reconocible en el paisaje sociopol√≠tico europeo actual.

La casa al final de Needless Street

24. La casa al final de Needless Street, de Catriona Ward (Alianza)

Si es la renovadora de la novela terror√≠fica norteamericana no lo sabemos a√ļn. Pero s√≠ es cierto que con esta tensa novela cuasifant√°stica Ward se reivindica como una experta constructora de atm√≥sferas g√≥tico-sure√Īas asfixiantes, giros psicologistas bien enraizados en la trama e insospechadas relaciones entre personajes s√≥lidamente descritos. Una historia de las que atrapan y no sueltan y que, sin embargo, en ning√ļn momento decide tomar la v√≠a de la complacencia f√°cil.

el instituto topeka

23. El instituto Topeka, de Ben Lerner (Random House)

Casi siempre, las claves para entender el presente y el futuro exigen observar el pasado. Ben Lerner, ni√Īo mimado de la cr√≠tica desde Saliendo de la estaci√≥n de Atocha (estatus revalidado con 10:04), lo sabe y ejerce de radi√≥grafo contempor√°neo y futur√≥logo encubierto con una historia que es pura clase media-alta norteamericana: la de los miembros de una familia bien (psic√≥logos con hijo adolescente) que a finales de los a√Īos 90 empiezan a encarar un cambio de paradigma social casi sin saberlo. Un texto relativamente severo pero indudablemente l√ļcido.

El castigo

22. El castigo, de Guillem Sala (Tusquets)

A pesar de que parte de su atractivo se pierde en la traducci√≥n castellana (El c√†stig fue publicada el a√Īo pasado en Catalunya, un texto biling√ľe cien por cien calle) no son pocas las virtudes de esta abrasiva novela de Guillem Sala, un retrato de varios personajes de la Barcelona contempor√°nea que conjuga descripciones sagaces con conflictos √©ticos y sentimentales articulando una historia comprometida y moralmente desafiante.

valle inquietante

21. Valle inquietante, de Anna Wiener (Asteroide)

Inquietante, sí. Y muy real, también. La joven Anna Wiener documenta su delirante paso por el mundo de las startups y da fe de un panorama enloquecido marcado por turboemprendedores febriles, CEOs irresponsables, crunch, misoginia salvaje y esa fantasía laboral que hacer pasar por el puesto ideal lo que en realidad es una estrategia de explotación basada en la desaparición de la línea que separa trabajo de identidad propia. Qué mundo nos está quedando.

Vacas, de Ronald Sukenic

20. Vacas, de Ronald Sukenic (Malas tierras/Underwood)

Cowboys en tiempo de descuento, videntes, tráfico de órganos, plutonio, gemelas desconcertantes e investigadores lynchianos. Todo esto forma parte del paisaje humano de Vacas, una de las obras tardías del desaparecido Ronald Sukenick -primera que vemos traducida-, una especie de thriller con olor a estiércol y regusto a tabaco edificado sobre un caso real -el secuestro y asesinato de una reina de la belleza infantil- pero vestido de viaje alucinado al fondo de la América rural, demasiado surrealista como para ser pura grit lit y demasiado oscuro como para considerarlo comedia.

Los cerros de la muerte

19. Los cerros de la muerte, de Chris Offutt (Sajalín)

Los ambientes que suele dibujar Chris Offutt -de quien también le hemos leído el notable recopilatorio de cuentos Lejos del bosqueРcolindan con facilidad con el neonoir. Pero no ha sido hasta Los cerros de la muerte que se ha metido de lleno en el género: un drama criminal con investigación policial que no va tanto de eso como de, en realidad, todo lo que suele preocupar al autor de Noche cerrada: ambientes deprimidos en una Kentucky rural inclemente. Personajes que buscan el afecto en medio de sus propia ruinas emocionales y un microcosmos humano donde rigen las lealtades pero también la violencia.

los profetas critica

18. Los profetas, de Robert Jones Jr. (AdN)

El monumental debut de Robert Jones Jr narra la apasionada relación homosexual de dos jóvenes esclavos en una plantación de Virginia. Una novela épica que aglutina historia y magia, reivindicación y denuncia, brutalidad y lirismo, una nueva piedra de toque en la ya abundante literatura reciente sobre la esclavitud y la identidad afroamericana, excesiva pero intimista, dolorosa pero absorbente.

Rese√Īa completa de Los profetas

M√°s all√° de mi reino

17. M√°s all√° de mi reino, de Yaa Gyasi (Salamandra)

La joven autora ghanesa-americana sigue hurgando en sus propias ra√≠ces, esta vez con un personaje, una investigadora universitaria de la Facultad de Medicina, que vive en perpetua lucha dual consigo misma: ciencia vs fe. Desorientaci√≥n vs comprensi√≥n. Tradici√≥n vs modernidad. Ruptura vs aceptaci√≥n. La b√ļsqueda del origen qu√≠mico-espiritual de las adicciones en el perfecto ‚Äúamor (familiar) y otras drogas‚ÄĚ, una novela que (se) hiere y (se) sana.

Trigo limpio de Juan Manuel Gil

16. Trigo limpio, de Juan Manuel Gil (Seix Barral)

Parte autobiograf√≠a dudosa, parte novela de misterio entorno a la b√ļsqueda de una personalidad esquiva, parte making of de s√≠ mismo, este puzzle narrativo reivindica la ficci√≥n como motor de nuestra realidades, pone en crisis la supuesta omnisciencia(/poder) del escritor y desliga la narraci√≥n de hechos reales de la propia fidelidad a esos hechos. Sofisticado y fascinante.

pureza critica

15. Pureza, de Garth Greenwell (Random House)

Suerte de continuaci√≥n del deslumbrante debut Lo que te pertenece, Pureza retoma las l√≠neas maestras de aquella y las depura a√ļn m√°s para ofrecer un relato m√°s crudo, m√°s preciso en detalles y m√°s desgarrador, la historia de un profesor norteamericano gay instalado en Bulgaria y su lucha interna en un tri√°ngulo cuyos v√©rtices son el sexo, el amor y su propia identidad.

Rese√Īa completa de Pureza

little edward carey critica

14. Little, de Edward Carey (Blackie Books)

Biografía (o no) novelada de un personaje que Edward Carey sabe hacer fascinante: la huérfana que terminó cayendo a manos de un maestro de la reproducción en cera de partes humanas, que se convirtió en una eminencia en el tema, que sirvió en la corte de Luis XVI y que terminó siendo conocida como Madame Tussaud. Divertidísima, tierna y oscura como la parafina podrida, esta es una novela apasionante, no sé si más macabra que tronchante o al revés.

Rese√Īa completa de Little

Dejar el mundo atr√°s

13. Dejar el mundo atr√°s, de Rumaan Alam (Salamandra)

Thriller de personajes, drama familiar cataclísmico y reflejo del zeitgeist de una sociedad paranoica, obsesionada con lo suyo y entregada a una falsa creencia de superioridad. Esta novela de suspense supone un vehículo de género (en su mejor forma posible: la que traza parábolas sociales reflejo de una realidad contemporánea y reconocible) tan refrescante como cortante, tan entretenida como despiadada.

Encuentros fugaces con el Che Guevara

12. Encuentros fugaces con el Che Guevara, de Ben Fountain (Sexto Piso)

Mientras esperamos leerle algo nuevo al autor de la celebradísima El eterno intermedio de Billy Lynn no nos queda otra que echar la vista atrás. Afortunadamente ahí podemos encontrarnos con su primer libro, la antología Encuentros fugaces con el Che Guevara. Ocho resplandecientes relatos protagonizados por americanos perdidos en países ajenos al estilo de vida occidental (Colombia, Myanmar, Sierra Leona, Haití) o embriagados por su embrujo y que reflejan el drama o el absurdo con extrema versatilidad, precisión, lucidez y gracia estilística a prueba de cambios de tono: sin importar el género todo lo que escribe Fountain lo escribe bien.

Elegías a la patria

11. Elegías a la patria, de Ayad Akhtar (Roca Editorial)

Entre la autoficci√≥n y el an√°lisis de la Historia reciente de Estados Unidos. Por ah√≠ se sit√ļa esta memoria vital del dramaturgo americano de origen pakistan√≠, aventajado cronista que logra un relato emocional, original, excitante y revelador en el que repasa medio siglo de historia del ciudadano americano musulm√°n desde un prisma personal, emotivo y honesto, oscilando entre la an√©cdota chichuda y la cr√≠tica social m√°s descarnada: el 11-S, Trump o la paranoia racista marcan un relato vital que repasa las circunstancias de quien ha nacido en un pa√≠s al que no sabe si pertenece realmente.

Klara y el Sol

10. Klara y el Sol, de Kazuo Ishiguro (Anagrama)

Ishiguro no es solamente uno de los autores m√°s populares de la ciencia-ficci√≥n, ejem, cerebral de la actualidad. Tambi√©n es uno de los mejores. Y lo es gracias a su aproximaci√≥n humanista al g√©nero, siempre delicada, incisiva y audaz en el estudio psicol√≥gico de sus personajes. Aqu√≠ nos pone en el pellejo de Klara, una Amiga Artificial encargada de ser la acompa√Īante de una ni√Īa enferma que se enfrenta a la perspectiva de su propia mortandad. Un libro intenso, bellamente escrito, mucho m√°s profundo de lo que habr√≠amos llegado a imaginar, excusa cruel y tierna para reflexionar sobre d√≥nde se aloja aquello que nos hace humanos.

Historia de Shuggie Bain critica

9. Historia de Shuggie Bain, de Douglas Stuart (Sexto Piso)

Alcoholismo, miseria y paro en el deprimido Glasgow obrero de los a√Īos 80. Estos son los ingredientes contextuales que maneja Douglas Stuart en su primera novela, un inclemente retrato de una familia maltratada por los abusos, especialmente de dos de sus miembros -magistralmente descritos: el peque√Īo y amanerado Shuggie y su madre Agnes, tr√°gica esclava de la botella. Un relato duro en el que, a pesar de todo, termina aflorando el amor y la compasi√≥n.

Rese√Īa completa de Historia de Shuggie Bain

el evangelio

8. El Evangelio, de Elisa Victoria (Blackie Books)

Novela de tintes autobiogr√°ficos, cr√≥nica de una desastrosa entrada al mundo adulto, cr√≠tica desesperanzada a la mafia educativa cat√≥lica, hilarante slice of life sevillano, oda al respeto, patada al patriarcado. El segundo libro-misil de Elisa Victoria es eso y bastantes cosas m√°s. Sobre todas ellas, la constataci√≥n del talento de una autora con una voz √ļnica y poderosa.

Rese√Īa completa de El evangelio

en la casa de los sue√Īos

7. En la casa de los sue√Īos, de Carmen Mar√≠a Machado (Anagrama)

Encendida autoficci√≥n en la que la norteamericana hace balance de su vida, sus represiones y una libertad que la condujo hacia una relaci√≥n t√≥xica con la supuesta mujer de sus sue√Īos en la casa de los √≠dem. Dolor, abuso psicol√≥gico y toxicidad dentro de la comunidad LGTB marcan esta cr√≥nica dolida y desencantada, pero tambi√©n mordaz y marcada por una luz al final del t√ļnel. Piel de gallina aqu√≠.

la mitad evanescente critica

6. La mitad evanescente, de Brit Bennett (Random House)

Melodrama familiar, reflexi√≥n identitaria, manifiesto racializado, la segunda novela de Brit Bennett, uno de los fen√≥menos editoriales del a√Īo pasado en Estados Unidos, es un emocionante viaje al centro de la identidad negra vehiculado a trav√©s de la relaci√≥n de dos hermanas escindidas y de sus respectivas hijas. Una inteligente novela que a ratos parece de misterio y a otros un sofisticado culebr√≥n sobre la dualidad y las caras ocultas. Brillante.

Rese√Īa completa de La mitad evanescente

la edad de la piel critica

5. La edad de la piel, de Dubrabka UgreŇ°ińá (Impedimenta)

Que no pare el ritmo de publicaci√≥n de obras de la croata, que cada una de ellas representa un peque√Īo must literario, terremoto editorial de bolsillo. En esta ocasi√≥n, casi dos decenas de ensayos afilados, sarc√°sticos, escritos con bistur√≠ echan sal fina a las heridas abiertas del patriotismo de pega, del fascismo siempre c√≥modo en una Europa desnortada, de las consecuencias f√≠sicas y morales de la guerra en los pa√≠ses de la antigua Yugoslavia. Placer infinito leerla, como siempre.

Rese√Īa completa de La edad de la piel

tienes que mirar rese√Īa

4. Tienes que mirar, de Anna Starobinets (Impedimenta)

Acto de denuncia y de sanación al mismo tiempo, la rusa Anna Starobinets pone en crisis el sistema sanitario de su país mientras documenta un proceso de duelo real, el sufrido por ella misma al perder a su hijo no nato, en un relato tan crudo y desgarrador como terapéutico. Literatura de herida abierta, escalofriante e inspiradora.

Rese√Īa completa de Tienes que mirar

Revancha

3. Revancha, de Kiko Amat (Anagrama)

Revancha apila algunas de las filias presentes en el ideario amatesco (ambientes comarcales barceloneses decadentes, delincuencia salvaje, personajes dislocados de una sociedad ordenada) y las compacta en un, acu√Īemos el g√©nero, Llobregat noir rabioso y el√©ctrico que inyecta placer e incomodidad a cada giro de p√°gina. Revancha es la historia de dos bestias humanas, un ultra del Bar√ßa y un ‚Äúarreglador‚ÄĚ a sueldo, cuyos caminos terminar√°n cruz√°ndose irremediablemente, arrastrados por la violencia de sus pasados y la inhumanidad de sus presentes. Bronco.

La gran ola

2. La gran ola, de Albert Pijuan (Sexto Piso)

Tres primos, ni√Īos pijos, hijos de un tr√≠o de magnates de la industria hotelera, hacen el mongo postcolonialista en Sri Lanka antes de darse de bruces con el tsunami. El real, el de 2004, y el posterior, el emocional. Albert Pijuan despacha una generosa vomitona de bilis en forma de s√°tira catalanoburguesa, mordaz resaca tur√≠stica y descacharrante circo de las relaciones interpersonales en la catalunyita m√°s bien. Una prosa-metralleta sin puntos y aparte, todo sucesos agolpados y reacciones precipitadas, un texto con filo que engancha del cuello con una mano, contando chistes bestias a la cara del lector, mientras con la otra va apu√Īalando, apu√Īalando, el bajo vientre.

hamnet critica

1. Hamnet, de Maggie O’Farrell (Asteroide)

A partir de una excusa argumental más o menos canónica (la biografía ficcionada de un episodio en la vida del bardo de Stratford-upon-Avon) la escritora irlandesa toma caminos secundarios para edificar un relato mucho más valioso sobre los nombres anónimos que lo rodearon: su esposa Agnes y tres hijos. Un caudal emocional y literario de insólita belleza -y tristeza- deslumbrante virtuosismo literario y desbordante riqueza estilística sobre el amor y la pérdida. Debería marcar época.

Rese√Īa completa de Hamnet

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.