La Casa ¬Ľ Blog ¬Ľ Las 35 mejores pel√≠culas de 2021
35 mejores peliculas de 2021

Las 35 mejores películas de 2021

Repetimos un poco lo que hemos venido diciendo estos √ļltimos d√≠as. Que 2021 ha vuelto a ser un a√Īo pand√©mico, o post-√≠dem, y su esquema de estrenos cinematogr√°ficos, de nuevo, ha tenido poco sentido: t√≠tulos insospechados que por alg√ļn motivo s√≠ se estrenan, pel√≠culas antiguas que vuelven a poblar las carteleras, cosas nuevas que nunca llegan a ver a la luz en salas, otras que pasan por salas y plataformas de video a la carta simult√°neamente‚Ķ tantas posibilidades como, casi, pel√≠culas hay. ¬ŅNuestro criterio al elaborar la lista que vais a ver a continuaci√≥n? Laxitud. Por aqu√≠ ver√©is pel√≠culas que se han estrenado en salas espa√Īolas en 2021 a pesar de contar ya uno o dos a√Īos de vida, otras que no han llegado este a√Īo a nuestras salas pero s√≠ a nuestras teles y las de m√°s all√° que no hemos visto en cines pero s√≠ en festivales. Dicho de otro modo, nadie se ponga pejiguero que lo que pretendemos con esta lista es, simplemente, glosar lo que nos ha parecido m√°s interesante de todo lo que ha tenido una presencia relevante en 2021. Y junt√°ndolo todo, la verdad es que, pand√©mico o no, desde un punto de vista cinematogr√°fico no ha quedado un mal a√Īo, no‚Ķ

Lista de las 35 mejores películas de 2021

dune

35. Dune, de Denis Villeneuve

No son pocos los tropiezos narrativos y tonales que presenta la pretenciosa adaptación de Denis Villeneuve del clásico -presuntamente inadaptable- de la ciencia ficción de Frank Herbert. Pero, seamos sinceros, sus virtudes tampoco deben ser despreciadas: la capacidad del canadiense para construir atmósferas sigue vigente y su sentido del espectáculo con contenido es capaz de clavarnos en el asiento un par de veces a lo largo de su metraje.

al abordaje

34. ¬°Al abordaje!, de Guillaume Brac

Es admirable cómo Guillaume Brac rompe un montón de barreras -tonales, formales, temáticas- sin aparente esfuerzo: su comedia viajera es integradora, fluida en sus saltos de género, abierta a un contexto de tolerancia, fresquita en sus propuestas argumentales y totalmente alejada de estridencias. Confía simplemente en lo sutil de sus descripciones sentimentales y en lo humano de sus personajes. Y triunfa, claro.

un polvo desafortunado o porno loco

33. Un polvo desafortunado o porno loco, de Radu Jude

Farsa sexual y cr√≠tica social a cantidades parejas, lo nuevo de Radu Jude puede resultar a ratos histri√≥nico y a otros demasiado l√ļdico para ser tomado en serio. Pero deber√≠a. Por muy festivas que sean, resultan acertadas, punzantes y muy pertinentes sus reflexiones sobre el ejercicio del abuso de poder, cotidiano o institucionalizado, sobre la violaci√≥n de la intimidad, sobre la hipocres√≠a santurrona, la irresponsabilidad paternal y la influencia del sexo (y/o el porno) en la pol√≠tica, en el fanatismo y en la instrumentalizaci√≥n del cuerpo de la mujer.

mad god

32. Mad God, de Phil Tippett

Tres décadas se ha estado Phil Tippett concibiendo y armando su definitiva fantasía postindustrial animada, una auténtica chifladura tecnológica que tira de distintas técnicas de animación e imagen real para edificar una distopía maloliente, chorreante, violenta, enfermiza. Hermética en lo argumental, pero siempre fascinante, pendiente un poco del cine de los Quay, pero sobre todo de lo que sea que tiene su autor -mucho y muy bizarro- en la cabeza. Café para muy cafeteros, es esta una de esas películas que no se ven tanto como se experimentan.

mandibulas

31. Mandíbulas, de Quentin Dupieux

Es una autoconsciente idiotez, es una película costumbrista surcada por el surrealismo que parece boba pero es descacharrante, es una buddy movie posthumorística con dos tipos que dan ternura y arcada al mismo tiempo. La nueva película del autor de Rubber es muchas cosas, todas ellas lo-fi, todas genialmente descompensadas, todas interesantes y, especialmente, muy divertidas. Culto.

The Velvet Underground

30. The Velvet Underground, de Todd Haynes

El director de Carol nos recuerda una vez m√°s que es uno de los m√°s mel√≥manos realizadores cinematogr√°ficos de la actualidad con un acercamiento al rock de los 70, en este caso hacia la seminal banda de Reed y Cale. Un documental que captura la esencia de los autores de ‚ÄúSunday Morning‚ÄĚ. Ilustrado, punk, contracultural y muy provechoso: ni un solo segundo hay aqu√≠ que no tenga valor.

fue la mano de dios critica

29. Fue la mano de Dios, de Paolo Sorrentino

El director de La gran belleza firma su propia Amarcord, una torrencial farsa cotidiana te√Īida de comedia folkl√≥rica y drama de maduraci√≥n en la N√°poles de los a√Īos 80. Tomando como excusa narrativa epic√©ntrica la llegada de Maradona al club de f√ļtbol de la ciudad italiana el realizador cuenta la historia de un adolescente en pleno descubrimiento de la vida -la amistad, el sexo- y por el camino no falla ni un solo plano, ni un di√°logo, ni una construcci√≥n de personaje. Una tragicomedia de placeres inagotables.

Crítica completa de Fue la mano de Dios

la cronica francesa

28. La crónica francesa, de Wes Anderson

Anderson vuelve a reunir el mejor cast de Hollywood para su nueva fantas√≠a/juguete donde sublima con √©xito gran parte de la historia del cine franc√©s de los a√Īos 30 a 70, de Clair a √Čtaix, pasando por Clouzot o Tati, para articular con las formas de aquellos su propio discurso habitual. El formalista, el de los travellings laterales, las composiciones de plano geom√©tricas, las paletas de colores pastel (aqu√≠ en constante dualidad con el blanco y negro) y la est√©tica de casa de mu√Īecas y periodismo vintage a lo portada retro del New Yorker. Delicias visuales en abundancia.

el planeta

27. El Planeta, de Amalia Ulman

Probablemente haya absorbido mucha nueva ola europea (francesa, checoslovaca) Amalia Ulman, o quiz√° es simplemente que su propia voz se mueve en similares coordenadas de frescura y descaro. El caso es que su debut largo es gracioso y triste, ligero e importante. Una comedia cotidiana en blanco y negro libre, transgeneracional, juguetona y muy divertida.

el poder del perro

26. El poder del perro, de Jane Campion

Jane Campion y Benedict Cumberbatch, australiana y brit√°nico, han firmado la obra m√°s americana posible este a√Īo. Un cuasi-western crepuscular conducido por la psicolog√≠a de sus personajes (igual de brillantes Kirsten Dunst, Jesse Plemons y Kodi Smit Mc-Phee), el peso de un paisaje que captura ese impasse entre la decadencia del tradicionalismo y la renovaci√≥n del nuevo mundo y que pone las masculinidades m√°s t√≥xicas contra las cuerdas.

Malmkrog

25. Malmkrog, de Cristi Puiu

Dura como una piedra, la nueva propuesta del rumano de oro es una suerte de sátira sin risas sobre la alta burguesía europea del siglo XIX (o de cualquier siglo en realidad) verbalmente recargada, formalmente ascética -pero de precisión milimétrica- y en la que no tiene desperdicio ninguna de las conversaciones -puro estudio social- de esas tres horas y media con bisagra disruptora en medio.

El asesinato de dos amantes

24. El asesinato de dos amantes, de Robert Machoian

Tri√°ngulo tr√°gico, drama de parejas tremebundo pero sin pirotecnia, implacable pero sin artificios. La √ļltima pel√≠cula del director de When She Runs es una propuesta desarmante, certera, precisa, de una intimidad desgarradora con enfoque formal muy americana. Cine indie del m√°s puro, sin aditivos ni manierismos pero cargado de una intensidad tonal casi aplastante.

spencer critica

23. Spencer, de Pablo Larraín

Vuelven a converger en un punto feliz el Larraín esteta y el cartógrafo de las inquietudes femeninas de mujeres situadas en lugares de poder. En este caso, una Diana Spencer (arrebatadora Kristen Stewart) que se debate entre sus presuntos deberes reales y su familia, moviéndose entre ambos extremos sumida en una especie de pesadilla de lo cotidiano de ecos casi polanskianos.

Crítica completa de Spencer

Los Mitchell contra las m√°quinas

22. Los Mitchell contra las m√°quinas, de Michael Rianda y Jeff Rowe

Si cre√≠amos que Spider-Man: Un nuevo universo hab√≠a alcanzado la cumbre de lo cool en lo que a cine de animaci√≥n se refiere, el melocotonazo animado de Netflix del a√Īo logra coger su testigo y llevarlo un poquito m√°s all√°. La pel√≠cula m√°s tronchante, cin√©ticamente imparable y familiarmente emotiva del a√Īo. Se podr√≠a ver decenas de veces y su efecto euforizante no se diluir√≠a.

the green knight critica

21. El caballero verde, de David Lowery

A menudo las formas de su cine casi est√°n a punto de engullir a David Lowery. Casi. El norteamericano vuelve a salir airoso de su propio esteticismo con esta reinterpretaci√≥n art√ļrica absorbente, profundamente aleg√≥rica, de un (sirva el ox√≠moron) expansivo minimalismo argumental y belleza pl√°stica inasible. Un logro cinematogr√°fico mayor.

Crítica completa de El caballero verde

siervos

20. Siervos, de Ivan Ostrochovsk√Ĺ

Un drama que parece una pel√≠cula de terror. O quiz√° ala inversa. Siervos pas√≥ un poco de puntillas, como tantos otros t√≠tulos de esta lista, pero a√ļn nos resulta acongojante y asfixiante el recuerdo de sus im√°genes atmosf√©ricas, su filia oscura y su narraci√≥n esquiva y dolorosa sobre una intriga comunista en una congregaci√≥n cat√≥lica en la Checoslovaquia de los 80.

la isla de bergman

19. La isla de Bergman, de Mia Hansen-L√łve

Otrora querida de Cannes, se ha desdibujado un poco la presencia de Mia Hansen-L√łve, pero no es porque ella no siga rodando excelentes pel√≠culas. Su √ļltima propuesta vuelve a ser un gran ejemplo de ello: una intimista reflexi√≥n sobre la creaci√≥n y las mujeres autoras en forma de juego de espejos donde realidad y ficci√≥n difuminan su respectivos bordes. Una bella historia veraniega que apela, claro, a Rohmer, y usa la figura y el legado de Ingmar Bergman como catalizador de lo genial y lo moralmente turbulento.

annette

18. Annette, de Leos Carax

Destinada a polarizar al p√ļblico, la √ļltima locura de Leos Carax es tan ampulosa y pretenciosa como, en realidad, honesta y humilde. Una reflexi√≥n sobre la fama, la paternidad, la independencia, la explotaci√≥n y los media tan autoconscientemente teatral como descre√≠damente intensa. Un veh√≠culo de lucimiento narrativo pero tambi√©n interpretativo, con unos Adam Driver y Marion Cotillard superlativos.

El contador de cartas

17. El contador de cartas, de Paul Schrader

Tropiezos o no al final Paul Schrader ha profundizado más que nadie a lo largo de toda su carrera en lo que ya apuntó en su seminal guion para Taxi Driver: la redención del hombre destruido por el horror bélico incapaz de reinsertarse en una sociedad de la que ya es ajeno. Oscar Isaac acarrea semejante peso con una solidez admirable y pone tripas y corazón a un drama criminal de inaudita espesura dramática, moral y formal.

libertad

16. Libertad, de Clara Roquet

Después de foguearse y acumular prestigio como guionista Clara Roquet expande su radio de acción creativo y también dirige este revelador drama costumbrista sobre cinco mujeres de distintas generaciones en una casa de verano de la costa catalana. La capacidad de la autora para captar los sinsabores de la adolescencia, las contradicciones de la burguesía y las dinámicas de clase y de afecto intergeneracional es admirable. Su pulso para llevarlo todo a escena, incontestable.

west side story 2021 critica

15. West Side Story, de Steven Spielberg

Si alguien podía, era él. Adaptar un tótem del musical de la envergadura de la obra de Laurents, Sondheim y Bernstein era una empresa abocada al fracaso… o al éxito rotundo. Sin temerle a una versión igual de icónica, la de Wise, y manteniéndole un tono reverencial pero personal, radiante en sus planteamientos escénicos, siempre excitante, siempre emocionante. El primer musical de Steven Spielberg es también una de sus más relevantes obras recientes, quizá la mejor desde Munich. Ojo, que es mucho decir.

Crítica completa de West Side Story

Diarios de Otsoga

14. Diarios de Otsoga, de Maureen Fazendeiro y Miguel Gomes

Empieza desde lo cotidiano: tres j√≥venes est√°n en mitad del campo montando un criadero de mariposas. Pronto, la cosa da un giro: esto es un diario narrado a la inversa, desde el √ļltimo d√≠a hasta el primero. Y luego otro m√°s: estamos ante un producto metaling√ľ√≠stico, improvisado, libre, una pel√≠cula y al mismo tiempo el diario de producci√≥n de s√≠ misma y, finalmente, un canto a la necesidad creativa en tiempo pand√©mico. Lo que s√≠ se mantiene es una naturalidad y espontaneidad irrenunciables, un irresistible enfoque vitalista y una enorme sensaci√≥n de cercan√≠a y honestidad. Humilde obra maestra.

Destello bravío

13. Destello bravío, de Ainhoa Rodríguez

¬ŅSurrealismo en entorno rural o retrato naturalista donde irrumpe constantemente la extra√Īeza? El debut de Ainhoa Rodr√≠guez, ecos bu√Īuelianos aqu√≠, se aguanta sobre ambas patas: la observaci√≥n de la vida en un pueblo de Extremadura -especialmente de sus mujeres- y la m√°s rabiosa expresi√≥n autoral: ambientes casi on√≠ricos, cercanos a lo fant√°stico, y momentos marcianos de sexualidad y religiosidad que disuelven las barreras entre lo que nos resulta familiar y lo que definitivamente nos rompe. Destello brav√≠o articula un discurso -el de una autora a seguir- muy propio, original, cautivador.

La mujer que escapó

12. La mujer que escapó, de Hong Sangsoo

¬ŅM√°s de lo mismo? Claro, es Hong Sangsoo. Pero es que el surcoreano a√ļn no ha entregado una pel√≠cula mala en su carrera, o por lo menos ninguna a la que no se le pueda sacar punta en sus planteamientos formales y conceptuales. En este caso, una mujer sola y tres encuentros le sirve al director para trazar su pel√≠cula m√°s sofisticada, sutil y feminista de entre todas sus √ļltimas.

first cow

11. First Cow, de Kelly Reichardt

Kelly Reichardt es una de las directoras contemporáneas esenciales. Lo ha demostrado durante su inmaculada carrera y vuelve a revaildar nuestra fe en ella con este western intimista, deconstrucción al mismo tiempo de la amistad masculina y de los códigos del género, desde un punto de vista siempre humanista, en las antípodas de la tradicional épica de la decadencia que suele estar asociada al subgénero. Una película apasionante y sensible.

summer of soul

10. Summer of Soul, de Questlove

Menudo homenaje/monumento se ha marcado el bueno de Questlove al soul, funk, gospel y rock afroamericano de los 60 con este trabajo de arqueología audiovisual, la recuperación de las imágenes perdidas del encendido Harlem Cultural Festival que sacudió el barrio neoyorkino en 1969 y por el que pasaron artistas como Nina Simone, Stevie Wonder, B.B. King o Mahalia Jackson. Un vibrantísimo patchwork sonoro y visual que no solo documenta y reivindica, sino que también funciona como microenciclopedia de la rabia (cultural) de un pueblo en lucha ayer y siempre.

La ruleta de la fortuna y la fantasía

9. La ruleta de la fortuna y la fantas√≠a, de Ry√Ľsuke Hamaguchi

Ry√Ľsuke Hamaguchi no es s√≥lo el autor de moda del cine japon√©s sino probablemente tambi√©n uno de los m√°s importantes aparecidos en el pa√≠s nip√≥n en los √ļltimos a√Īos. La ruleta de la fortuna y la fantas√≠a, la primera pel√≠cula que le hemos podido ver en salas, confirma con rotundidad lo que ya sab√≠amos por lo visto anteriormente: que es un afinad√≠simo narrador de sentimientos y encuentros interpersonales que se mueven entre lo compasivo y lo tenso. En este caso, narrados en tres historias independientes que guardan en com√ļn sensibilidad descriptiva y callada intensidad emocional.

espiritu sagrado

8. Espíritu sagrado, de Chema García Ibarra

El m√°s importante autor del ilicitano-paranormal (vale, quiz√° es el √ļnico) entrega por fin su mayor obra, en duraci√≥n -tras cortos y mediometrajes este es su primer largo-, en alcance y en pegada. Un irresistible thriller petecander sobre la creencia ciega, el timo de fe, la mediocridad resiliente y la dignidad de los desclasados. Una postcomedia que a√ļna imaginer√≠a cuartomilenarista con ambiente ca√Ī√≠, descoloque extrarradial con mal rollo dom√©stico y absurdo con empat√≠a en un discurso much√≠simo m√°s rico de lo que parece. Tambi√©n m√°s divertido y perturbador, inteligent√≠simo, humano (a pesar de todo) y mil por cien personal. Expediente Elche.

titane critica

7. Titane, de Julia Ducournau

Una de las sorpresas de la temporada y controvertida merecedora de la Palma de Oro en Cannes, todo lo que huela a agitador de culos apoltronados ya nos llama la atenci√≥n. Si adem√°s, como lo es la segunda propuesta de la directora de Raw (Crudo), estamos ante un producto de rabiuda personalidad propia, infinita capacidad de perturbaci√≥n, √°nimo de conectar con ciertos criterios en boga relacionados con lo queer y m√ļltiples capas de lectura, entonces la agitaci√≥n es m√°xima: adalides de la ortodoxia: en vuestra puta cara.

Crítica completa de Titane

days

6. Days, de Tsai Ming-liang

No se ha domesticado Tasi-Ming Liang ni en ocho a√Īos de descanso como director de largometrajes. Al contrario, Rizi lo muestra como un realizador casi radical que conf√≠a menos en el poder de la narraci√≥n que en el impacto de las im√°genes sostenidas, de los silencios, de los tempos morosos. En ese antiespacio encuentra el autor de Good Bye, Dragon Inn un lugar donde transmitir serenidad y dolor, pasi√≥n y soledad con la excusa de una intensa historia de amor entre dos hombres que necesitan llenar mutuamente sus lagunas emocionales.

Quién lo impide

5. Quién lo impide, de Jonás Trueba

Juego metanarrativo entre el documental y lo guionizado, entre el artificio y la improvisaci√≥n, David Trueba monta un Boyhood m√°s rico, m√°s l√ļdico, m√°s l√ļcido y m√°s revelador siguiendo a un grupo de adolescentes durante un lustro, desde sus 15 hasta sus 20, capturando inquietudes, alegr√≠as y fricciones positivas. En casi cuatro horas de metraje de las que no sobra ni un minuto el autor y sus j√≥venes c√≥mplices articulan reflexiones sobre la educaci√≥n, la personalidad, la identidad y capturan las ilusiones, las expectativas y especialmente las incertidumbres de una generaci√≥n que, finalmente, ha quedado marcada por los estragos de una pandemia.

Drive My Car

4. Drive My Car, de Ry√Ľsuke Hamaguchi

Hemos avisado de la importancia de Hamaguchi. En su ‚Äúotra‚ÄĚ propuesta en este 2021 hace suyo un relato de Haruki Murakami para escarbar en el presente y pasado de dos personajes heridos, supervivientes del dolor, la pena y la culpa que viajan en un mismo coche (√©l es un director teatral en busca de actores para su versi√≥n de T√≠o Vania, ella su taciturna ch√≥fer) y comparten un proceso de autoconocimiento y purga de demonios. Sutil y tot√©mica al mismo tiempo, ni en fondo ni en -exquisita- forma, le sobra un minuto a Drive My Car.

El teléfono del viento

3. El teléfono del viento, de Nobuhiro Suwa

La tragedia (Fukushima, principalmente) recorre los cauces narrativos de la √ļltima pel√≠cula del m√°s europeo de los directores japoneses. La tragedia, pero tambi√©n la sanaci√≥n. La b√ļsqueda de una misma y de la paz interior, ese viaje que emprende, a modo de road movie emocional, una adolescente en busca de las ruinas de su casa y de su propia manera de contactar con su familia, ya fallecida, una √ļltima vez. Escalofriante y redentora.

memoria

2. Memoria, de Apichatpong Weerasethakul

De las pel√≠culas de Weerasethakul no se sale igual que se entr√≥ y Memoria no es una excepci√≥n. Como sus mejores t√≠tulos intriga, cautiva y finalmente embruja. En esta ocasi√≥n a trav√©s de la historia de una bot√°nica brit√°nica afincada en Colombia -Tilda Swinton soberbia- que empieza a escuchar un extra√Īo sonido en su cabeza. Un ruido que la llevar√° hasta la jungla y que la dislocar√°, a ella y su entorno, de un espacio y un tiempo concretos. Una historia de fantasmas que no lo parece, una reflexi√≥n sobre los recuerdos en forma de viaje metaf√≠sico, pel√≠cula de g√©nero como s√≥lo Weerasethakul lo puede concebir y rodar. Cine que es algo m√°s que cine. Experiencia trascendental.

petite maman critica

1. Petite maman, de Céline Sciamma

Podr√≠a haber ido hacia un maximalismo de los sentimientos C√©line Sciamma tras su monumental Retrato de una mujer en llamas. Y sin embargo. Petite maman es un prodigio de sutileza, de elegancia, de sensibilidad hacia la mirada infantil. Una (esta tambi√©n) historia de fantasmas, de lazos familiares desplazados en el tiempo, centrado en una amistad y un amor m√°s puros que el mar. La obra maestra m√°s peque√Īita que se puede escribir con el lenguaje cinematogr√°fico m√°s limpio y emocionante que se puede ejecutar.

Crítica completa de Petite maman

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.