La Casa » Cine » Terror » Crítica de Boys from County Hell
boys from county hell critica

Crítica de Boys from County Hell

De Chris Baugh no sabemos mucho de momento, salvo que se intenta abrir paso en la industria por vía del cine de género, a base de tirar para delante sus propias ideas desde la composición del guion a la dirección final. Boys from County Hell es su segunda película tras la apreciable Bad Day for the Cut, y a su vez la adaptación de su propio corto, de igual nombre. Vamos, que está en ello, asomando ya la cabeza y no sería de extrañar que fuera esta la ocasión buena. Motivos, desde luego, no faltan.

Boys from County Hell es una película muy pequeñita, en la que un grupo de personajes de un pueblo irlandés perdido, acaparadores de todo cliché que pueda imaginarse (cerveceros, brutotes, sin sueños ni grandes metas en la vida…) se ven enfrascados en una pelea por la supervivencia contra Abhartach, un antiguo vampiro al que despiertan sin querer. Marchando otra comedia de terror con el género chupóptero de fondo, pero a diferencia de la (mala) costumbre de los últimos ¿quince? años, aquí hay motivos para quedarse en la sala hasta que los focos vuelvan a encenderse. Ojo, no es la quintaesencia, ni por asomo. Pero sí una digna sucesora de Zombies Party, acaso menor y definitivamente menos tronchante, pero ya sólo por el hecho de no resultar un insulto a la inteligencia, bien merece el beneficio de la duda.

Ciertamente, la propuesta tiene problemas: pese a lo ajustado de su metraje (ni llega a la hora y media) se antoja descompensada y en no pocas ocasiones no queda muy claro si quiere decantarse por el terror o la comedia. Pero dejando de lado algún que otro jumpscare innecesario, por mucho tono paródico que se le haya intentado imprimir, lo cierto es que tarda poco Boys from County Hell en caer simpática, por unos personajes escritos con una gracia inversamente proporcional a sus pretensiones. Aquí todo el mundo es consciente de los límites por los que se circula, vaya. Y lo importante: cuando acaban las presentaciones y toca entrar en mandanga… pues oíd, es que se vuelve muy graciosa. Nada tiene que envidiar la primera gran set piece (por así llamarla), una alocada primera pelea contra un vampiro con pocas ganas de (volver a) morir, a la ya citada comedia de zombies. Y a partir de ahí siguen los desajustes, pero a poco que Baugh se da el gustazo, se saca de la chistera otro chiste la mar de bien parido. Mención especial para el humor negro que se gasta con los valores familiares, o a ese clímax que… bueno, digamos que pocos verán venir.

Así pues, a lo tonto, entre sus conatos genuinamente graciosos, unos personajes entrañables y una trama que se aleja un poco del habitual imaginario vampírico para generarse sus propias reglas, el espectador se da cuenta de que el tiempo se le ha pasado volando. Así que regla número, aquí se viene a entretener al personal, cumplida a las mil maravillas. A sabiendas de que no hay ningún otro objetivo… prueba superada sobradamente.

Trailer de Boys from County Hell

Boys from County Hell: Vampires party
  • Carlos Giacomelli
3

Por qué ver Boys from County Hell

Una comedia de vampiros irlandesa de escaso presupuesto y durante cuyo rodaje, seguramente, la birra corrió en cantidades lo suficientemente generosas como para haber trascendido. El resultado: es genuinamente graciosa, que ya es.

Sending
User Review
0 (0 votes)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *