la chica del tambor the little drummer girl critica

Crítica de La chica del tambor (The Little Drummer Girl)

Un acuerdo entre AMC y BBC nos regala la primera incursión de Park Chan-Wook en el mundo de la televisión. Adaptando un libro de John le Carré, The Little Drummer Girl (o La chica del tambor) nos sitúa en una guerra entre Israel y Palestina desde los ojos de una actriz británica infiltrada en un grupo terrorista. Una serie de espías clásica que el director coreano sabe impregnar de un estilo tremendamente propio y que eleva el producto a otro nivel. Falta saber si como pasó con The Night Manager, la serie se convierte en un inesperado éxito o simplemente se queda en un capricho escandalosamente caro.

A lo largo de sus 6 episodios seguimos a Charlie (Florence Pugh, Lady Macbeth) una testaruda joven británica captada por un grupo de inteligencia israelí que busca desarticular una banda de terroristas palestinos que están atacando en Europa. Michael Shannon y Alexander Skarsgård suponen el cerebro y el cebo que guiarán a Charlie en su inmersión entre las filas de los terroristas. El arranque de la serie se caracteriza por un marcado uso de los colores brillantes en vestuario y localizaciones. La gama cromática es muy dispar y poco a poco se irá apagando, conforme la realidad golpee a nuestra protagonista. Es sorprendente el carisma y la tenacidad que desprende la jovencísima Pugh, aguantando sobre sus hombros prácticamente el peso de la serie. Una actriz muy a tener en cuenta en el futuro.

La inmersión de Charlie en su personaje dentro de la ficción, recuerda mucho a la de los protagonistas de Deseando amar. Al igual que en la película china, los protagonistas empiezan a mezclar sentimientos reales y fingidos. Los ideales políticos también se pondrán a prueba conforme las motivaciones y los métodos de ambos bandos se vayan desvelando. La serie se siente más cómoda en la construcción de la tensión que en la acción explícita. Los interrogatorios son variados, imaginativos y siempre haciendo muy cómplice al espectador del riesgo que se está corriendo. Funcionan muy bien.

El tramo final de la serie puede sufrir de agotamiento (también estético) pero siempre se mantiene en una nota muy alta. El material sobre el que se construye todo es muy sólido, y su director se permite recrearse sobre él. El destacado trabajo de actores y una trama muy segura en su efectividad, firman una serie que debería encantar a los fans del género y satisfacer a espectadores ocasionales. Celebremos que un autor tan interesante pruebe nuevos territorios.

 

Trailer de The Little Drummer Girl (La chica del tambor)

 

 

Valoración de La Casa
  • Iñaki Arriaga
3.5

En pocas palabras

Park Chan-Wook se estrena en el mundo de las series con un relato clásico de espionaje que rebosa carácter en el apartado visual.

Sending
User Review
0 (0 votes)
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *