Crítica de “El silencio de Lorna”, por John Blutarsky

Jean-Pierre y Luc Dardenne. Ya los echábamos de menos. Los hermanísimos belgas vuelven y, sin hacer demasiado ruido (fueron ninguneados en Cannes) y con retraso en España, despachan otra de sus enormes muestras de buen hacer y sabiduría narrativa. Una nueva muesca en su homogénea carrera, ahora centrándose en los avatares de una inmigrante puteada por un grupo de crápulas que decide poner fin de golpe a su despiste vital.
La Lorna del título (Arta Dobroshi) es una albanesa en Bélgica, empleada en una tintorería y casada por conveniencia con Claudy, un yonki en recuperación, de quien quiere deshacerse para casarse otra vez, y de nuevo por conveniencia, con un tarugo ruso. La idea es que el ruso le proporcione el dinero que le permitirá montarse un negocio con su novio. Esa es su intención principal y la de los trapicheantes que la rodean, el plan infalible que debe salir perfecto.
Pero la presión de sus “benefactores”, impacientes por quitarse de enmedio a Claudy, y la seria voluntad de este por rehabilitarse terminan cambiando la perspectiva de Lorna.

Es una pena que en casa de los Dardenne la vida nunca sea demasiado fácil, ni siquiera para el espectador: lo que se estaba cociendo como un drama a fuego lento llega a un punto clave con la irrupción de una brutal elipsis (habrá otra más), dramática por inexplicada y demoledora por lo sugerido. Porque, como de costumbre, esta es una película que parece que apenas cuente nada, pero que en realidad va creciendo, se va desplegando a poco que el espectador quiera ir tirando del hilo. De modo que lo que no se dice, o lo que se dice en voz baja, tiene un peso específico y que choca directamente con los ingredientes más convencionales (los Dardenne introducen una serie de elementos inéditos en su filmografía que miran de reojo al thriller), ofreciendo un interesante contraste.

 

 
Contraste que sin embargo no deja de inscribirse en las constantes del cine de los Dardenne: básicamente una sobria y coherente austeridad formal, sin filigranas visuales y apenas sin música. Pero con una cámara que sabe estar siempre situada en el punto justo y en el momento exacto, y un montaje elaborado con metrónomo. Es lo que suele hacer grandes a las películas de los Dardenne -y “El silencio de Lorna” no es una excepción-, productos casi adictivos, que captan el interés del espectador casi desde el minuto uno y lo van atrapando en una red narrativa implacable. Y sin renunciar en ningún momento a un tono hiperrealista, casi documental, con el ojo siempre centrado en el estudio psicológico y en los actos concretos de la protagonista.
Ese dramatismo contenido, sin estridencias ni pirotecnia sentimental, esconde un torbellino emocional en el que la milimétrica evolución del personaje de Lorna es pieza clave: sus constantes contradicciones esconden una coherencia endiablada y su fortaleza, parecida quizá a la de “Rosetta”, no excluye un despiste vital que la colocarían casi al lado de los protagonistas de “El niño” (película, por cierto, con la que comparte coprotagonista “El silencio de Lorna”: Claudy está interpretado estupendamente por Jérémie Renier).
Y todo, como también viene siendo costumbre, en un contexto contemporáneo, ofreciendo de nuevo un retrato de las clases bajas europeas, las de los currantes, los que tienen que luchar contra todos y contra todo pero que, aun así no son convertidos en mártires y, con ello, en meros arquetipos o caricaturas. Un tema tan recurrente y sin embargo tan alejado de las acostumbradas películas de los de siempre, aquellos “revolucionarios oficiales” del cine europeo actual. Esos sospechosos habituales que no volveremos a citar, pero que siempre parecen más preocupados en complacer a ciertos sectores progres que en tener una voz propia.
 
 
No, los Dardenne tienen una voz propia y una idea insobornable de lo que es el cine social y el drama personal. Y, de paso, hacen un encendido homenaje a la maternidad y a la fortaleza individual de una mujer que decide ir contracorriente, romper casi irracionalmente con su destino para escapar a un lugar del que probablemente no tenga escapatoria. No sé si es la idea de los directores, pero resulta desesperanzador ver rayos de luz en ese fatalismo discreto que tanto transmiten. Aun contándonoslas en voz baja, las vidas de sus jóvenes personajes suelen estar atrapadas por un mundo “adulto” demasiado complejo, demasiado grande: los vericuetos psicológicos de Olivier Gourmet en “El hijo”, por ejemplo, sobrepasan a los del chaval al que instruye. Probablemente muchos de esos jóvenes terminarán adaptándose, sobreviviendo al convertirse en adultos, pero el paso será doloroso.

“El silencio de Lorna” no es su mejor película, pero revalida a los hermanos Dardenne como los mejores directores de (ejem) “drama social” de Europa, a quienes sólo puedan hacer sombra probablemente Laurent Cantet y Pedro Costa.
Grandes.

8’5/10

Sending
User Review
0 (0 votes)
18 comentarios
  1. miguel Dice:

    Aunque cuenta una historia con cierto interés, si tuviera que definir la película con una sola palabra esa palabra sería "aburrida"

    Responder
  2. Anónimo Dice:

    Va a gustos, oye. Si no te gusta el cine de esos dos (los Dardenne), hay que mantenerse alejado de "Lorna", porque es puro ellos.

    A mí en su frialdad me parece apasionante, pero entiendo perfectamente que pueda no gustar a todo el mundo.

    Saludos

    Responder
  3. Silvio Dice:

    Soberbia película, con una narrativa cansina pero atrapante. Los directores no temen sumergirse en la mente de los protagonistas sin la necesidad de hacer con ello un experimento psicológico cuestionable.

    Me gusta la definición de Drama Social. Considero que la película encaja perfectamente en esos márgenes. Quizás el punto flaco de la cinta sean las interpretaciones, correctas, pero no descollantes.

    Excelente sitio, por cierto. Volveré por aquí. Saludos.

    Responder
  4. Anónimo Dice:

    ¡Más te vale! (volver por aquí, digo) ;)

    Y si puedes dejar comentarios como este, te lo agradeceremos más aún

    ¡Saludos, bienvenido y gracias por el piropillo!

    Responder
  5. Anónimo Dice:

    Zbródika Yarik dice:

    Sinceramente, si los Dardenne son honestos, no es su mejor película. Hay que aceptar que lo mejorcito de esta cinta es Jérémie Renier, que saca adelante su papel de adicto a la heroína. Arta Dobroshi, está bastante plana en su actuación, es poco convincente aún en su "emotividad" por el… embarazo, lo que hace que tenga momentos bastante aburridos. El tema no es novedoso, pero aún así creo que le pudieron haber sacado mejor partido. No me pareció mala la película, simplemente cayó en lo convencional.

    Responder
  6. Anónimo Dice:

    Hola, Zbródika Yarik!

    Ciertamente, a mí tampoco me parece su mejor película. Pero de ahí a decir que es convencional, no sé yo… a mí me pareció un enfoque que parte de una situación efectivamente convencional pero luego aplica los puntos de vista de los Dardenne para ofercer una cierta (cierta) transgresión…

    En cuanto a lo de "aburrida", bueno, eso va a gustos…

    Saludos y gracias por participar!

    Responder
  7. Anónimo Dice:

    Hola John: Pues fijaté que yo estoy totalmente de acuerdo con Miguel y con Zbródika Y. A mi esposa y a mi nos pareció muy lenta la película y quiero decirte que hace años (pero muchos) nos dedicamos a ver cine de arte y conozco el trabajo de los Dardenne y siento que aqui bajaron un poco su calidad (como le ha ocurrido recientemente a los Cohen, a W. Allen). A la protagonista le faltó fuerza en su actuación y los "soportes" pasaron inadvertidos. Cierto, no es la mejor película de los Dardenne.

    Saludos y aqui nos vemos proximamente.

    Sergio Miranda

    Responder
  8. Anónimo Dice:

    Z. Yarik

    Hola John-John:

    jejejej es la primera vez que alguien me responde en un blog!!! ya hasta te voy a erigir una "estuata"

    Pues si mi querido amigocho, me pareció algo aburrida la peli, o como dice Sergio Miranda, "muy lenta". Nada del otro mundo eh? La verdad, estas últimas semanas he visto cosas mejores (incluída la retrospectiva del Sr. Fellini y del Maestro Kurosawa)

    Besos y luego vengo

    Responder
  9. Anónimo Dice:

    Hola otra vez!

    SERGIO, de nuevo, totalmente de acuerdo! "El silencio de Lorna" es un bajón de los Dardenne respecto a "El hijo", "Rosetta" o "El niño". De todos modos tampoco sé si puede considerarse un declive de su carrera: es una sola película.
    Woody Allen desde luego que ya no factura "Annie Hall"'s ni "Manhattan"'s… pero el hombre lleva más de cuarenta años en esto y en mi opinión sus películas, salvo excepciones, siguen siendo decentes.
    En cuanto a los Coen, bueno, yo diría más bien que tienen una carrera irregular… ¿no? A mí sus últimas películas me han parecido brillantes. Y dicen que "Valor de ley" es otro peliculón… ¡Cuando la veamos os contamos!

    Sea como sea, tantos que decís que "Lorna" no os ha gustado… igual tendré que reverla y reconsiderar mis posturas… jejeje…

    Y Yarik, por supuesto, aquí contestamos siempre! ;)
    O por lo menos lo intentamos… especialmente cuando se fomenta el debate sabio y con sentido, como es vuestro caso…

    Aunque debo decirte que te odio en una cosa: ¿has visto en las últimas semanas retrospectivas de Fellini y Kurosawa? Joder, qué envidia… Aunque, la verdad, tengo últimamente tanto trabajo que ni aunque me las pusieran ante las narices creo que pudiera ir a verlas: estos días en la Filmoteca de Barcelona están haciendo una retrospectica de Murnau es-pec-ta-cu-lar… y no estoy yendo a ver ninguna (menos mal que ya las he visto, jejeje…)

    Eso, que gracias por participar y por aportar cosas: seriedad, respeto y nuevos puntos de vista.

    Y un abrazo!

    Responder
  10. Anónimo Dice:

    Ñaka-ñaka conque me odias eh? Y conque no has podido ir a ver a Murnau? Nosferatuuuuu!!! su obra maestra di que no, anda y te golpeo! (por cierto, ya viste "Anticristo"? -Lars Von Trier -tarefuerte- te lo aviso por si la vas a "creticar" ¡a mi simigutó ¡he dicho! jijiji)

    Yarik

    Responder
  11. Anónimo Dice:

    JAJAJA… pues no… "Nosferatu" no es su obra maestra…

    Es UNA de sus obras maestras. Toma golpe de efecto ;) No olvides que también tiene "Tartufo", "Tabú", "Fausto" y, especialmente, "Amanecer", tan buena como "Nosferatu".

    Si es que ese hombre era un fiera…

    Y sí, "Anticristo" la vi en su día, sí. Joder, qué experiencia más fuerte… Aunque me gustó, puedes respirar tranquilo, jejeje…

    Si quieres, puedes leer la crítica que le dedicó Spaulding. Más o menos pensamos lo mismo…

    Saludos!

    Responder
  12. Anónimo Dice:

    Que sí es su obra maestra!! No hay como pegar emoticones aquí sino te ponía uno donde están azotándole un zopapo al otro que no veas! Bueno, me quedo tranquila porque no vas a hablar mal de Anticristo, aunque el polémico de Von Trier se ha portado bastante pesado y soberbio porque le abuchearon la peli en Cannes. Es que… ¡que bárbaro siquiera debió avisar que era para mentalidades del quinto piso para arriba verdad?
    Ah, ¿y como no vas a estar de acuerdo con Spaulding si son "compadres" ¡hasta la fueron a ver juntos-together! (Ya vieron "Hunger"? tabuenérrima)

    Yarik

    Responder
  13. Anónimo Dice:

    JAJA, pero no me negarás que por lo menos "El último" y "Amanecer" son casi (concédeme el casi, al menos) tan buenas como "Nosferatu"…

    Ah, y no creas, Spaulding y yo a veces tenemos opiniones totalmente distintas. La pluralidad de La Casa, ya ves…

    Salud!

    Responder
  14. Anónimo Dice:

    Que buen ambiente se respira por aquí. Si John, Coen es sin H, me vi mal, tenemos una pareja de amigos judíos que se apellidan Cohen con H y me fui de tirada.

    Ya estaré saludandolos otra vez

    Sergio

    Responder
  15. Anónimo Dice:

    Jaja… tranquilo, nos entendemos igual… A mí alguna vez se me ha escapado escribir "Leonard Coen", o sea que ningún problema, jeje…

    ¿Buen ambiente? ¡Eso siempre! El mal ambiente en La Casa lo crean algunos comentarios. Si fuera por nosotros, aquí habría siempre un ambientazo super positivo, pero desgraciadamente trolls los hay en todas partes…

    Un saludo, Sergio… y sigue pasando! :D

    Responder
  16. Anónimo Dice:

    Hola John-John, solo pasé para que no te olvides de mi ¡Porque no me gusta que me olviden!

    ¡¡He dicho!!!

    Yarik

    (toy enfermita así que luego que me componga voy al cine eh?)

    Responder
  17. Anónimo Dice:

    Yarik!!
    Jamás olvidamos a nuestros amigos, no te preocupes. Aunque aún menos a nuestros enemigos, así que si realmente quieres ser recordada, puteanos de alguna manera. Pero sé creativa, por favor.

    Jejeje…

    Jo, siento que estés enferma, pero míralo por el lado positivo: si no sales de casa puedes estar más tiempo en… La Casa! (yuju!)

    Besos grandes y que te recuperes!

    Responder
  18. Anónimo Dice:

    Yarik:

    – Ya lo tomé por el lado positivo y no me ha servido de ná jomío! Tengo muchos días afónica y hoy ¿que crees? amanecí como ese viejo chiste argentino
    (Le dice el argentino a la esposa: Querida quiero anunciarte que esta noche haremos el amor afónicos! – Pero como es eso?", pregunta la esposa y el hombre le dice: "Sin vos"!!)

    – Pues hoy he amancido sin voz!! así que solo puedo comunicarme por escritos. Tabién, dicen que las mujeres calladitas nos vemos más moñitas!

    Un abrazo John-John, luego vengo eh?

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *