Despues de la tormenta critica

Crítica de Después de la tormenta (Umi yori mo mada fukaku)

Señalar el paralelismo es ya un tópico común en la mayoría de reseñas de las películas de Hirokazu Kore-eda (sí, también en esta), pero maldita sea si el autor de Hana no es el mejor y más importante sucesor vivo de Yasujiro Ozu. Ver una de sus películas es transportarse a aquellos dramas de cámara, sutiles y relevantes; a sus comedias amables, siempre profundas, líricas, lúcidas. Como el maestro además, Kore-eda parece haber hecho de la familia su propio motor de creación y reflexión desde After Life. Muy especialmente desde una Still Walking que, además, lo acercaba también en las formas al autor de Cuentos de Tokyo. Es más, ambos comparten un profundo y humanista interés por las relaciones entre ancianos y jóvenes, o entre adultos y niños. Entre padres e hijos, e incluso nietos. Dinámicas familiares de contraste en los puntos de vista -marcado por los relevos generacionales- que, en cierto modo, centran el interés de esta Después de la tormenta.

Ryota es un padre casi arruinado que lucha por no perder el respeto de su hijo Shingo. Tres lustros en el pasado fue una prometedora figura de la literatura, pero ahora se ve obligado a ejercer de detective contratado por maridos o esposas suspicaces para captar posibles infidelidades. Por el camino se gasta el dinero apostando y anhela recuperar su familia, reducida ahora a Kyoko, su exmujer que ya ha superado la ruptura, el mentado hijo y Yoshiko, una madre a la que también quiere procurar una vida más o menos digna, más una hermana un poco tocapelotas. Ninguno de los elementos termina de cuadrar en una suma perfecta hasta que, una noche, una tormenta impide que Kyoko y Shingo vuelvan a casa, y se ven obligados a pasar la noche con Ryota y su madre.

Terreno abonado para un dramón familiar que, sin embargo, nunca estalla. Kore-eda presenta su historia como un relato costumbrista no ajeno a un tono de comedia a ratos amable, a otros un tanto agria. Las relaciones entre los personajes están empapadas del drama de quien quiere pero no es capaz, de quien no osa aceptar la verdad y se niega a admitir que la vida es dura, que no va como nos gustarían y que, a veces, toca resignarse para alcanzar una felicidad. Pero en ningún momento los personajes caen en el pozo del desamparo, porque sus gestos están empapados de paradoja (las dudosas, pero voluntariosas lecciones de Ryota hacia su hijo) e ironía (especialmente el enfoque de la viudedad que hace la madre de Ryota).

Claro, en el fondo de Después de la tormenta subyace un mensaje duro y también una visión quizá no muy optimista… pero desde luego en absoluto pesimista. La de las verdades que a menudo duelen, pero tienen que ser asumidas de todos modos. Una idea que se transmite de padres a hijos y que, supongo, puede contener el secreto de la maduración.

Es esta una película madura, en el mejor de los sentidos. Un relato honesto, desnudo de artificios, cómodo en su narración fluida y sus saltos de la comedia al melodrama. Por eso Kore-eda deja hablar a sus personajes y a las propias situaciones que nacen de ellos. Su realización es transparente. Precisa, delicada pero casi invisible. Hay un buen trabajo de encuadres, por ejemplo, pero donde está realmente el autor es en los temas tratados y en cómo se abordan. Y también en el tempo y en la sutileza del metrónomo narrativo. Algo que conecta a esta con sus anteriores películas, y especialmente que la emparenta con una Still Walking con la que, además, guarda otra concomitancia: el protagonismo compartido de Hiroshi Abe y Kirin Kiki.

Película destacada en la carrera de un autor desde hace tiempo instalado en la excelencia.

 

Trailer de Después de la tormenta

 

 

Valoración de La Casa
  • John Blutarsky
4

En pocas palabras

Kore-eda sigue perfeccionando su ya de por sí espléndida filmografía con otro drama cercano, sutil, riguroso, y maduro. Una muestra más de que estamos ante el nuevo Ozu.

Sending
User Review
0 (0 votes)
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *