La Casa » Series » Crítica de El Cid – Temporada 2 (Prime Video)
el cid temporada 2 critica

Crítica de El Cid – Temporada 2 (Prime Video)

Tan sólo medio año separa el estreno de la primera y de la segunda temporada de El Cid, con la que Prime Video quiere agenciarse su Juego de tronos particular. Medio año para pulir lo que quedara por pulir de los cinco nuevos episodios de la serie, y poder profundizar un poco más en lo que, en el fondo, sólo se nos había presentado en la temporada anterior. Con esta nueva incursión en El cantar de mio Cid Redux, el equipo creativo da preminencia a intrigas palaciegas mucho más chichudas; echa más pinceladas a las ambivalencias morales de la mayoría de sus personajes; y por supuesto, hace más evidente la influencia de la serie de HBO. Y no lo digo como algo peyorativo: está claro que la serie inspirada en los libros de George R. R. Martin ha marcado un hito en la concepción del cine y la televisión, de la misma manera que El señor de los anillos antes que ella. Es normal que salgan sucedáneos, y lícito, si estos tienen algo que aportar. En el caso de El Cid, misión cumplida.

Con hermanos luchando por tronos, lenguas viperinas y mentes maquiavélicas, y por supuesto con un protagonista cada vez más cerca de la guardia de la noche, cierto es que la trama gana en interés tanto por el devenir político como por el humano. A medida que se acrecientan los deseos de unos y otros por acaparar más poder o dar rienda suelta a sus sentimientos, lo hacen también conflictos que tridimensionan a todos los personajes, otorgando una miríada de sombras y luces que no hacen sino convertirse en generadores de una empatía que era, acaso, lo que más echaba en falta la temporada anterior. Ahora sí, ahora ya estamos totalmente alineados con el campeador, con Urraca o con Sancho. Seguimos más activamente sus historias, que a su vez balancean mucho mejor sus desarrollos exterior e interior.

Sigue habiendo problemas de exposición de guion, de justificaciones pilladas por pinzas o decisiones forzadas. Y el reparto sigue empeñado en recitar con la mayor apatía sus diálogos, como para darle un tono de solemnidad a la serie que no solamente no necesita, sino que hace las veces de un tiro en el pie: un poco de relajamiento, no tomarse tan en serio a sí misma, se antoja ahora el nuevo reto a conseguir de cara a las nuevas temporadas. Pero con todo, esta segunda incursión a El Cid gana en dinamismo. Y como botón de muestra, sus muy gozosas escenas de acción que poco a poco se van adueñando de la segunda mitad de la temporada. Obviamente lejos de grandes megaproducciones o virguerías artísticas, pero resueltas con atino en cualquier caso.

Y luego está, claro, la gran diferencia entre El Cid y Juego de tronos. Que una cosa es que la primera reconozca beber de la segunda, y otra bien distinta que la copie sin más. El tono contenido, la voluntad por mantenerse en un plano más realista (al margen de dragones y zombies), y por supuesto el toque castizo, le sientan como anillo al dedo a una serie que ha crecido exponencialmente de su primera a su segunda temporada, dejándolo todo abierto para una tercera entrega. Esperemos que Amazon no se arrugue y siga apostando por El Cid lo suficiente como para que desde Zebra producciones pierdan todo temor que les pueda quedar y se desmelenen definitivamente. La cosa, en ese caso, promete.

Trailer de la segunda temporada de El Cid

El Cid - Temporada 2: progresando adecuadamente
  • Carlos Giacomelli
3.5

Por qué ver la segunda temporada de El Cid

Con su segunda temporada, El Cid sigue confirmando las buenas sensaciones intuidas en la anterior, añadiendo más leña al fuego en forma de más intriga palaciega, más personajes interesantes, y más batallas. Que siga así.

Sending
User Review
0 (0 votes)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *