La Casa » Cine » Comedia » Crítica de El inconveniente
el inconveniente critica

Crítica de El inconveniente

Los primeros compases de El inconveniente (ópera prima de Bernabé Rico, quien coescribe además el guion junto al responsable de la obra en que se basa, Juan Carlos Rubio), no dan pie a malentendidos. Carlos Areces es un agente inmobiliario y le muestra un piso a Juana Acosta, quien lo compra con independencia de un pequeño problema que da título a la película: el piso será suyo sólo cuando fallezca su actual inquilina, Kiki Mánver. Un par de chistecillos por aquí, cuatro pinceladas sobre los personajes por allá, y dentro comedia eminentemente teatral, sin mayores pretensiones que las de hacer valer su género. Honestidad por bandera, lo que también pone en evidencia alguna de sus vergüenzas, ojo: en esos minutos iniciales no todos sus chistes funcionan, y no acaba de resultar creíble la protagonista, una Acosta demasiado esforzada en recordar sus líneas de guion al dedillo. No, El inconveniente no es la película perfecta. Tampoco lo pretende.

Lo único que se propone Rico es hacer pasar el mejor rato posible al respetable con una historia entrañable y entretenida. Con la inesperada construcción de una relación de amistad de dos mujeres, diametralmente opuestas, condenadas a entenderse. Y en cuyo binomio falla uno de sus ejes, sí, pero sólo cuando recita de memoria. Cuando Acosta hace de contrapunto de Mánver, dejando que la segunda obre la magia… la simbiosis funciona y de esa sinergia sale una empatía total a ambos lados de la pantalla. De manera que tampoco es que la actriz de Velvet deba cargar con las culpas: si su personaje sale forzado es porque el guion lo es, plagado de frases antinaturales con cierto (molesto) deje «coelhiano» (al que sólo responde con naturalidad José Sacristán porque… bueno, porque su voz se presta a todo lo que le echen). A la hora de la verdad, lo importante es que se Acosta y Mánver se entiendan y, en ese sentido, la jugada sale redonda. Pese a lo robótico de su guion, la relación de las protagonistas acaba calando y de qué manera.

Con el factor humanidad de su lado, el objetivo de El inconveniente de hacer pasar un buen rato se pone cuesta abajo. Y ni que decir tiene que lo consigue. Desde su honestísima condición de comedia ligera, de aquellas que pasaría con más pena que gloria por las carteleras, emerge un entretenimiento que exuda buen rollo por todos sus poros. Quizá no sea tronchante, pero esculpe una sonrisa constante en la cara del espectador. Quizá se acerque al melodrama lacrimógeno, pero antes prefiere olvidarse de una subtrama por completo, que pasarse de frenada y desentonar con excesos de violines. Que nada desentone en un alimento para el ánimo que sacia, y de qué manera.

No sé, a lo mejor estamos un poco condicionados por todo lo que está ocurriendo en este 2020. El caso es que una brocha en forma de comedia calentita, alegre y reconfortante, nos viene que ni pintada. Bernabé Rico nos ha traído una dignísima «feel good movie» (de las mejores españolas de los últimos tiempos), y no podía haber llegado en mejor momento.

Trailer de El inconveniente

Reseña de El inconeviente
  • Carlos Giacomelli
3

Porque recomendamos El inconveniente

Comedia sin mayores pretensiones que las de animar el ánimo de quien la vea, mediante un tono voluntariamente liviano y un argumento en el que nada desentona lo más mínimo, con tal de que la fórmula no chirríe en ningún momento. Y lo consigue.

Sending
User Review
0 (0 votes)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *