La Casa » Cine » Documentales » Crítica de El gran manipulador
el gran manipulador critica

Crítica de El gran manipulador

Se nos está quedando un planeta tan bonito, que cada vez son más frecuentes los documentales políticos que nos invitan a mudarnos a otro. El gran manipulador es uno de los que recientemente se han centrado en la figura de Bannon, mano derecha de Trump que dejó de serlo para convertirse en la mano derecha de la extrema derecha, o algo. Arrancando con un desasosegante soliloquio sobre lo bien organizados que tenían los campos de concentración los nazis, la directora Alison Klayman sigue y escucha cada movimiento y cada palabra del político, cámara en mano para que nosotros también seamos partícipes. Y así, vamos descubriendo a un ser humano que se puede tildar tranquilamente de majo, un cuñao cachondo al más puro estilo redneck. Pero que a lo tonto se está convirtiendo en el Emperador Palpatine de la vida real. O… vaya, en un nuevo Hitler, de momento algo más pacífico y poco más.

Más o menos de eso es de lo que pretende que tomemos conciencia el documental. Empezando de manera indirecta (el discurso inicial al que hacía referencia), poco a poco se va entrando en materia, se eliminant mascaras y disfraces conforme Bannon da el acelerón politico primero en los EEUU, y luego, ay, en Europa. Realmente, si uno se para a pensar un momento en lo que está pasando ante sus ojos, asusta cada vez más, a ritmo de cada encuentro politico que va manteniendo (y los resultados electorales sucesivos).

Así pues, el documento es fundamental, es de lo más necesario para alertar a la sociedad, muy especialmente del Viejo Continente. Chapeau para la Klayman por haberse acercado tan de cerca al monstruo y haberlo retratado tal y como es. Ahora bien, también toca valorar El gran manipulador como película en sí. Y desde esta perspectiva entramos en las habituales escalas de grises.

Y es que más allá de un seguimiento casi periodístico de los últimos dos años de Bannon hasta la fecha, poco tiene que ofrecer un documental de lo más corriente, sin voluntad cinematográfica a la vista y con un seguimiento lineal y básico carente de dobles lecturas. Nada se aprende de la psique del personaje que no pueda extraerse de las imágenes oficiales o reportajes periodísticos de turno, y nada queda para que el espectador trabaje de manera proactive. Al contrario, tan solo debe pegar los ojos a la pantalla y todo le será dado bien masticadito, con los consecuentes altibajos rítmicos. Así que sí, El gran manipulador es una película de visionado necesario, la labor de la directora es encomiable… pero todo ello puede sustituirse fácilmente con atender a las noticias con regularidad.

Trailer de El gran manipulador

Valoración de La Casa
  • Carlos Giacomelli
3.5

En pocas palabras

Un documental necesario, y terrorífico por mostrar un futuro nada halagüeno. Dicho lo cual, como película carece de personalidad, lo cual le resta buena parte del impacto.

Sending
User Review
0 (0 votes)

2 comentarios en “Crítica de El gran manipulador”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *