ha nacido una estrella

Crítica de Ha nacido una estrella (2018)

Mucho ha llovido desde que un jovencísimo Bradley Cooper preguntara desde el público a Sean Penn pidiendo consejos para su recién comenzada carrera. En los últimos años Cooper se ha consolidado como uno de los intérpretes más firmes, afianzados y golosos para la Academia (nominaciones consecutivas en 2013, 2014 y 2015). Este año la fórmula parece invencible: remake generacional de un clásico oscarizado, estrella de la música en su primer papel de calibre y un actor poniendo acento que además se desdobla en director. Van a por todas.

La misma ambición comparte Angelina Germanotta a.k.a. Lady Gaga, que con este trabajo firma su primera gran película. Tanto Cooper como Gaga se entregan por completo en esta propuesta que pese a poder oler a encargo, consigue transmitir honestidad y sentido. Se trata de una nueva revisión de la película de 1937 que ya tuvo un remake en 1954 con Judy Garland, y otro en 1976 con Barbara Streisand. El argumento nos es terriblemente familiar: músico de éxito descubre a una joven con mucho talento y la encumbra a la fama. Sale mal.

Desde sus primeros pasos la película se siente firme y suena fantásticamente bien. La química entre los dos protagonistas funciona y los secundarios en apenas pocas escenas quedan perfectamente dibujados. Coqueteando con la comedia romántica, Ha nacido una estrella construye una emoción genuina que culmina en la actuación de Ally y Jack interpretando Shallow. En este momento la película hace cima y la emoción se prolonga hasta que, en un paralelismo con sus personajes, toca descender.

Es durante su segunda mitad cuando se pone a prueba el buen hacer de su director. Cuando la trama muestra el lado menos amable y comienzan los conflictos, la película también pierde brillo. Es la efervescencia entre Gaga y Cooper lo que muchas veces salva los trastos. En todo momento se intenta conservar la honestidad previa, pero el ritmo decae de forma gradual. Los cameos y la representación de la industria musical casi son revulsivos que hacen que nos olvidemos de los personajes y veamos tan solo a las estrellas.

Al final Bradley Cooper aprueba su primer trabajo tras las cámaras con una de sus mejores interpretaciones frente a ellas. Los halagos a Lady Gaga también están más que justificados en una interpretación sólida, emotiva y bastante comedida. Ha nacido una estrella es una historia mil veces contada y en ello reside parte de su magia.

 

Trailer de Ha nacido una estrella

 

 

Valoración de La Casa
  • Iñaki Arriaga
3

En pocas palabras

Enésimo remake con una primera parte mejor que la segunda, pero que en todo caso se salva gracias a la química de sus protagonistas. Quizá no con nota, pero Bradley Cooper aprueba en su debut tras la cámara.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.