mama y papa mom and dad

Crítica de Mamá y papá (Mom and Dad)

Por lo vivido en la sala Tramuntana del festival de Sitges anoche, resulta que es gracioso que un actor oscarizado y con cierto pedigrí pasado, dilapide su carrera película tras película a base de histrionismos y caretas que sólo sirven para replantearse la valía de su trabajo en obras reconocidas como buenas. Y también parece ser que mola que un director repita una y otra vez sus mismas manías artísticas, sin introducir cambio alguno. De hecho, hoy en día con tener una premisa interesante y unos títulos de crédito llamativos basta para que te rían la gracia. Es lo que ocurre con Mamá y papá, nueva propuesta del director de la cuestionable saga Crank, protagonizada por un Nicolas Cage especialmente pasado de rosca, teórico conocedor de lo que le hace ahora famoso, y por tanto en clave autoparódica (permitidme que levante una ceja). Una película que tiene una idea sumamente graciosa, de la que se aprovechan un par de ideas… y ya. El resto, que me lo expliquen.

Tras unos minutos de innecesaria presentación de personajes, Mamá y papá entra en materia de infección masiva con una pequeña diferencia: no son zombis, caníbales ni contagiados, sino padres que quieren matar a sus hijos. Juguetón planteamiento no exento de crítica social (moral, más bien) que arranca con atropellados brotes de adrenalina en forma de multitudinarias escenas y generoso empleo de gore, si bien en su mayoría fuera de plano. Toca aguantar los espitosos montajes del director y las exageradas expresiones faciales del actor de Leaving Las Vegas, pero todo va tan bien que hasta se pasa con una mueca lo segundo. Hasta que se tuerce la cosa. Y de ahí ya no se recupera. Pasada la adrenalina inicial, dos hermanitos se hacen con el protagonismo de la función, se encierran en su casa y son acosados por sus padres (Cage y Selma Blair), momento en que todo el hilo argumental desaparece. Y con él, buena parte de la diversión.

Porque por mucho que la primera excentricidad de Cage pueda caer en gracia, y la segunda, la tercera ya cansa. Y desde luego, ver cómo un actor echa por tierra lo poco que le queda de dignidad, no es lo que se espera de una película que ha arrancado a tan elevadas cotas de acción, violencia y enfermedad (hay que estar muy tocado para idear una historia en la que los padres por fin se desinhiben y pueden reconocer que odian tanto a sus hijos como para querer matarlos). Pero en Mamá y papá es lo que hay. A lo sumo, se le pueden sumar cuatro metáforas de garrafón y reiterativas. Da igual, se le ríe la gracia y santas pascuas. A quienes exijan algo más, apenas un par de escenas logradas a lo largo de su bloque central, y un clímax que recupera (tarde) sensaciones, no se antojarán ni por asomo suficientes para justificar un visionado tan agotador para vista y oído. De hecho, se tornará bastante insoportable todo, cuando no directamente soporífero. Pero, hey, esa clase de espectador no parece tener cabida aquí, ¿no?

 

 

 

Valoración de La Casa
  • Capi Spaulding
2

En pocas palabras

Una idea brillante que da para unos 20 minutos hilarantes. Esto es lo que ha bastado para encandilar a más de uno, pero nosotros, la verdad, nos hemos aburrido más que otra cosa.

Sending
User Review
0 (0 votes)
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *