critica de mision imposible 7 parte 1

Crítica de Misión imposible: Sentencia mortal – Parte 1

Un siete sobre diez, eso fue lo que un servidor le otorgó a la última aventura de Daniel Craig como 007, Sin tiempo para morir. Me pareció una conclusión a la altura del personaje, y aunque la película tuviera sus altibajos rítmicos, en general conseguía alcanzar cotas de épica bastante elevadas. Eso pensaba. Contento salí también de la última aventura de Harrison Ford como Indiana Jones: entretenimiento de altura y una bonita reflexión sobre el cambio generacional, con su mirada hacia atrás en materia de cine de aventuras para confirmar que, en su caso, mirar hacia delante se antoja utópico. Bastante menos satisfecho salí de la primera de las tres partes de la película final de la saga Fast and furious, pero le reconocí grandes hallazgos en materia de acción, así que creí haber recibido lo que debía esperar, y ya. Por su parte, John Wick 4 me pareció el summum de la acción. Claro, no había visto aún la primera mitad de la misión final de Tom Cruise como Ethan Hunt. Y ahora… bonita papeleta me ha quedado.

Porque Misión imposible: Sentencia mortal – Parte 1 es un guantazo en la cara a todo blockbuster estrenado en los últimos tiempos, y muy especialmente a toda esta acumulación de episodios finales. Cualquiera de los títulos mentados en el párrafo anterior palidece ante la nueva película de Christopher McQuarrie. En todos y cada uno de los aspectos. Por ejemplo: han querido los caprichos del destino que tanto la que nos ocupa como Fast X cuenten con una gran persecución de coches por Roma. Allá donde Toretto y compañía cantan como almejas como únicos entes de carne y hueso en medio de tanto CGI, Sentencia mortal farda de una fisicidad bruta: los coches pesan, las tortas se sienten, los desperfectos en la ciudad duelen. Y sobre todo, se destila de sus escenas un planteamiento previo a consciencia, pensado para sacar todo el jugo posible a dicha set piece. El resultado: no sé cuántos minutos (¿quince? ¿veinte?) absolutamente trepidantes en los que no se aparta la mirada de la (gran) pantalla. Con espacio para los nervios y las carcajadas. Un espectáculo, esta vez sí, grande. Y superando también, en este sentido, a la persecución parisina de Keanu Reeves. Wick y Hunt establecen aquí también un precioso paralelismo (del que el segundo vuelve a salir beneficiado, por cierto): se captan en ambas propuestas, homenajes al cine de antes, entendiendo como tal desde el Ronin de Frankenheimer a La pantera rosa de Edwards. Como queriendo decir que, a la hora de la verdad, se necesita menos exceso de chifladuras digitales y más mimo y cuidado por la plausibilidad, que es lo que ocurría hace años cuando los ordenadores no lo ponían tan fácil. Como también hiciera Top Gun: Maverick, en definitiva: ahora que el público ya lo ha visto todo, lo que quiere es volver a conectar con lo que ve en pantalla. Como antes. Creo que la última vez que pudimos hacer click con efectos digitales fue allá por el primer Parque jurásico, y de eso ha llovido ya…

El comentado homenaje a «lo de antes» acaba siendo el leitmotiv de la película, y el principal triunfo de la misma. Porque esto va de que la inteligencia artificial se convierte en un peligro para todo el mundo, y por consiguiente, sólo hay una sola manera de tratar de detenerla: hacerlo a la antigua usanza. El equipo de Hunt ve comprometidas todas y cada una de sus acciones por vía de viruses y ataques cibernéticos, siendo por tanto la amenaza mayor a la que jamás se ha visto expuesto. Tesis terrorífica y no del todo alejada de la realidad, que fuerza a un cambio de paradigma y un parón a la más elevada tecnología. Vuelta a los transistores, a los juegos de máscaras, al correr de un lado a otro para intentar dar con el malo, la chica, o quién sea. El ayudante Q de 007 daría con sus huesos en la cola del paro; a la basura irían todos los GPS que pudiera usar el team Toretto. Si acaso, aguantaría en pie un poquito más Indiana Jones. Y es que, otra coincidencia: ambas películas suponen una alabanza a lo antiguo, pero allá donde el arqueólogo acaba sumido en una película pasada de moda, Misión imposible: Sentencia mortal – Parte 1 es tremendamente moderna en (casi) todo lo que se plantea. Mientras una suspira por el pasado, la otra lo usa como plataforma de impulso para acabar llevando la voz cantante en el futuro del cine de acción. Con una trama del futuro inmediato, unos tempos más trepidantes que las historias de Tik Tok, y un planteamiento formal que, paren las rotativas, gana en pantalla grande. Por fin. Un vídeo con McQuarrie y Cruise antes de empezar la película lo deja claro: nos agradecen que hayamos comprado la entrada y que hayamos optado por la pantalla de cine, porque así es como la película ha sido concebida, así es como debe consumirse para el máximo disfrute. Sin la mirada puesta en el inmediato salto a las plataformas digitales. Y vaya si se nota.

De hecho, marchando otro paralelismo más: tanto en Indiana Jones y el dial del destino como Misión imposible: Sentencia mortal – Parte 1 hay una secuencia de acción en un tren a toda máquina. La primera las pasa canutas por disimular sus limitaciones (y ese deepfake…) con una fotografía oscura y brumosa, planos cortos y fugaces. La segunda constituye, quizá, la mejor escena de acción que hayamos visto en los últimos años, y es a plena luz del día y con varios pasajes en que hasta la banda sonora se pausa para que el público pueda vibrar al máximo con lo que ocurre en pantalla. Lo dicho: toda comparación es dejar con las vergüenzas al aire, porque ninguna otra de las películas de acción que llevamos vistas en los últimos años (de nuevo, a excepción de Top Gun 2) ha sido tan cuidada y pensada para brillar en una sala.

Al final será verdad que Tom Cruise va a erigirse como salvador del cine (como lugar físico). Y como metáfora de su heroica figura queda justamente Misión imposible 7.1, motor para su lucimiento como caballero al servicio de la damisela en apuros, en lo que quizá sea la mayor pega de la película: por mucha AI, mucha integración y mucha diversificación de tramas y personajes… la sempiterna, tóxica relación de los papeles de Cruise con las mujeres no cede un ápice aquí, en otro chico-salva-chica de manual que apunto está de echar todo por tierra. Si se tira de este hilo se puede justificar que, sí, por mucho que sea la mejor saga de acción de los últimos veinte años, a ella también le pesa el paso del tiempo, se va quedando desfasada, y le va tocando su San Martín. Pero vaya, el único consejo que se puede dar desde esta página es que no le hagáis demasiado caso a la caspa (mucho menos dañina que en Maverick, y os dejéis llevar por el mejor espectáculo que una sala de cine pueda ofrecer. Porque sí, ya lo hemos visto todo. Pero pocas veces lo hemos sentido tan de cerca.

Trailer de Misión imposible: Sentencia mortal – Parte 1

Misión imposible: Sentencia mortal - Parte 1: dejen paso al rey
  • Carlos Giacomelli
4

Por qué ver Misión imposible: Sentencia mortal - Parte 1

Tom Cruise se despide de la saga que mayor éxitos le ha dado, con una primera parte del final absolutamente épica. Le pasa la mano por la cara a toda propuesta de acción reciente (y hay que ir muy atrás en el tiempo a buscar alguna película que pueda hacerle sombra) y se convierte en el mejor abanderado para la defensa de seguir acudiendo a las salas de cine.

Sending
User Review
0 (0 votes)
En diciembre de 2006 me dio por arrancar mi vida online por vía de un blog: lacasadeloshorrores. Empezó como blog de cine de terror, pero poco a poco se fue abriendo a otros géneros, formatos y autores. Más de una década después, por aquí seguimos, porque al final, ver películas y series es lo que mejor sé hacer (jeh) y me gusta hablar de ello. Como normalmente se tiende a hablar más de fútbol o de prensa rosa, necesito mantener en activo esta web para seguir dando rienda suelta a mis opiniones. Esperando recibir feedback, claro. Una película: Jurassic Park Una serie: Perdidos

Te puede interesar...

Escríbenos algo

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Acción