La Casa » Cine » Terror » Crítica de Tiburón blanco
tiburon blanco critica

Crítica de Tiburón blanco

Pues sí, se estrena una más de tiburones. Y como suele ser habitual en el subgénero, la película es un bluff que poco tiene que envidiar a la saga de Sharknado, tanto en actuaciones o guión como en decisiones absurdas de los personajes, pero sin el humor y el carácter paródico de la popular franquicia de SyFy. 

En este caso, un grupo de jóvenes que organizan viajes en Australia, dan a parar junto a un joven matrimonio al arrecife Infierno, que ya por el nombre debería echarles para atrás, pero son adolescentes osados y rebeldes, como las Nuevas Generaciones del PP. Su avioneta se acaba hundiendo en el agua tras el ataque de un gran tiburón blanco con más hambre que Pozí en agosto, con lo que acaban a la deriva dentro de una balsa, mientras son acosados por dos escualos tras una visita al dentista. 

Todo lo bueno que tenían cintas como Infierno Azul o El Arrecife, aquí se ahoga y nos aburrimos desde el minuto 10, para una película que encima dura más de hora y media. Por si fuera poco, el CGI es bien pobre y al final asistimos a un enfrentamiento casposísimo contra los fieros peces, que parece casi un slasher pobretón. 

Una tremenda decepción y una sorpresa que se estrene de forma comercial en cines, frente a otros productos mejores que dan con sus huesos en la plataforma de rigor o en cualquier festival de género. Muy aburrida y telefilmesca. 

Trailer de Tiburón blanco

Tiburón blanco: haciendo buena la saga Sharknado
  • Mario Parra
1.5

Por qué (no) ver Tiburón blanco

Un sucedáneo de la saga Sharknado, pero sin humor ni parodia, que aburre nada más empezar y que carece de buenos momentos terroríficos. Muy olvidable e innecesaria.

Sending
User Review
0 (0 votes)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *