La Casa » El lector opina » El lector opina: El mundo es nuestro
el mundo es nuestro el lector opina

El lector opina: El mundo es nuestro

Por Ppdinamita

Vaya por delante que los prejuicios existentes hacia el cine español, están presentes en mi persona. Quizás sea por las decepciones acumuladas, o simplemente una cuestión de estilos, pero normalmente suelo huir de la cartelera española.

Para entenderlo mejor resumiré brevemente mi perfil cinéfilo. Se me podría considerar casi casi como un consumidor compulsivo, ya que en mi grupo de amigos empezamos hace un par de años una costumbre que ha terminado por arraigarse, y es la de ir al cine todas las semanas. Eso se traduce en que vemos todos los estrenos esperados, muchos bodrios, y algunas películas que todavía no nos explicamos cómo decidimos verlas, pero pocas veces cine español. ¿Aficionado al cine comercial? Yo no lo diría así, aunque indudablemente en el movimiento gafapastil lo sería. Simplemente me tomo el cine como un entretenimiento, para evadirme, como muchas otras actividades. Y con el cine español, me suele pasar algo, y es que precisamente no cumple lo que ando buscando, entretenerme. Me gustan todo tipo de películas, pero siempre he acusado al cine de nuestro país de tener la manía de querer contar siempre una historia trascendental, desde el primer minuto hasta el último (sin mencionar lo que me cabrean las dosis excesivas de tacos y sexo), y con ello no digo que no me gustan las películas que me hacen reflexionar, o aprender cosas nuevas, faltaría más… Pero con las que me refiero suelo acabar agotado (aunque siempre hay excepciones). La intención de querer llegar a lo más hondo del púbico termina siendo un bombardeo de intenciones que dejan KO a los espectadores débiles como yo.

Entonces, ¿qué me ha llevado a ver una comedia española llamada El mundo es nuestro de la que no había oído hablar? Pues, cada cierto tiempo, se da la circunstancia de que he visto todo lo que se podía ver del a cartelera, y toca elegir entre no ir al cine (síndrome de abstinencia), o ver una película que en otras condiciones no verías, en este caso El mundo es nuestro o Tengo ganas de ti. Obviamente, la elección fue la primera.

Y una vez hecho este tocho de introducción, empiezo a hablar de la película. Lo primero que vi fue el cartel. Primer acierto. Me dejó intrigado. Seguí buscando información. Encontré que los protagonistas se hacían llamar el Culebra y el Cabeza (por supuesto, empiezo a desconfiar), pero leo por internet en tono de sorna que se trata del Al Pacino y Deniro españoles y que son famosos por sus sketches en Youtube. Después de ver uno, me decidí por darle una oportunidad a la película.

La película empezó sin tráilers, no te da tiempo apenas para sentarte, y ya estás inmerso en la historia. Desde el primer minuto te ríes, algo que parece que ha pasado de moda en las comedias. Segundo acierto. Y poco a poco te vas dando cuenta de que estás dentro de una historia real, una historia de los tiempos que nos está tocando vivir, que hace reflexionar, y perfectamente creíble, siempre con la sátira por delante, reflejando de forma fiel (le duela a quien le duela) cómo funciona muchas veces la sociedad española, y la andaluza. Y ¡plas! Sin darte cuenta, te encuentras de nuevo con una historia con un mensaje trascendental de fondo. Pero no de las que me quejaba anteriormente. En los otros casos, muchas veces se han elegido historias poco creíbles, superadas por el mensaje que pretendían transmitir. Otras veces, se han elegido historias que simplemente no valen para convertirse en películas. Otras, directamente son una basura. Pero a veces, la historia va perfectamente unida a un mensaje que vas descubriendo conforme avanza la película, y además resulta que uno lo entiende perfectamente y comparte lo que se quiere transmitir.

En definitiva, para desengranar la película, se podría decir que es una sucesión de aciertos. Desde el tema elegido, a los protagonistas, pasando por los secundarios y los extras, y al tono general de mofa. Vamos, lo que es una película hecha bien, y con ganas. No quiero decir que pasará a la historia, ni que se llevará los premios más prestigiosos de nuestro cine, ni que sea una obra maestra, ni siquiera que vayáis a escuchar hablar de ella. Es simplemente, una historia bien contada, y que cumple con el objetivo primordial, al menos para mí, de entretener en una sala de cine, y tratándose de una comedia, que menos que salir también con una sonrisa. Y además, hace que te plantees algunas cosas. Y lo bien que se siente uno cuando le sorprende una película… ¡A final voy a tener que pensar en la de películas españolas que me habré perdido por mis malditos prejuicios!

(Por poner un fallo, es que no me acostumbro al sonido de las películas españolas, y a veces se me escapan algunas cosillas…Claro, acostumbrado a los doblajes…)

Reseña de El mundo es nuestro
  • Ppdinamita
4
Sending
User Review
0 (0 votes)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *