top 2023 series

LAS MEJORES SERIES DE 2023

La adicción seriéfila sigue aquejándonos, ya se sabe, y continúa alimentando el síndrome con más y más propuestas de alto contenido intoxicante cada año. El presente curso ha ofrecido pocas sorpresas rotundas, pero no por ello nos ha dejado menos horas de crema televisiva en forma de debuts, de miniseries o de temporadas lo suficientemente continuistas en su calidad como para seguir formando parte de nuestra selección anual. Aquí van nuestras 30 joyas seriadas seleccionadas de entre todo lo que ha visto la luz en nuestro país en 2023.

30 – Fantasmas – Temporada 5 (BBC)

Es curioso que de una serie que vaya, justamente, de aprender a dejar ir, nos haya costado tanto despedirnos. Tras el final de los seis episodios regulares de su última temporada, el día de Navidad se emitía el último capítulo especial, y ahora ya sí toca hacerse a la idea: cinco temporadas después, Fantasmas ha echado oficialmente el cierre. Y lo ha hecho dejando a su paso treinta y cinco cápsulas de algo tan simple como necesario: felicidad. Media horita por episodio de una historia de amistad sobrenatural, plagada de personajes y situaciones entrañables y sin demasiadas pretensiones, más allá de la voluntad de calentar corazoncitos con sus reflexiones sobre la vida. Una tan improbable como deliciosa mezcla entre Friends y Esta casa es una ruina, de la que sólo se puede estar agradecido. – Crítica completa en YouTube

29 – I Think You Should Leave with Tim Robinson – Temporada 3 (Netflix)

Para su última tanda de episodios, colección de sketches a medio camino de lo hilarante y lo perturbador, el cómico forjado en la cantera SNL se ha mostrado más disparado que nunca. Se ha mantenido igual de histérico e incomodante, sus personajes han seguido siendo esos asociales insufribles absolutamente inconscientes de su propio lugar en el mundo, pero ahora sus gags, siempre alérgicos al punchline, al chimpón de timbal, han cultivado un mayor desconcierto. Porque a I Think You Should Leave, y en esta tercera temporada más que nunca, no se viene por el chiste, se viene por la construcción de unas situaciones que nos arrojan a la cara algunos de nuestros mayores miedos: esos que se relacionan con el autocontrol y la pérdida del mismo y con que la imagen que tenemos de nosotros mismos medie una distancia insalvable con cómo nos ven los demás en realidad. Casado con el absurdo. – Crítica completa en YouTube

28 – Silo – Temporada 1 (Apple TV+)

Toca congratularse: tenemos serie de ciencia ficción pura, de esas de futuros distópicos, humanidad al borde de la extinción y cachivaches tecnológicos, que es digna. El mayor logro de Silo es lo poco que tarda en sentar las bases de su lore y desprenderse de su high concept. De este modo, pivota su atención hacia la construcción de personajes y entramado, dándole la preeminencia que merecen y logrando, así concebir una serie que trasciende lo anecdótico. La adaptación de las Crónicas de Silo, de Hugh Howey, habla de clases obreras oprimidas e intereses políticos de moralidad cuestionable. De manera que, cambiando naves espaciales por un silo subterráneo (en el que lo que queda de humanidad se ha visto obligada a vivir), se convierte en una digna sucesora de Battlestar Galactica, y eso no es moco de pavo. – Crítica completa en YouTube

27 – La mesías, de Javier Ambrossi y Javier Calvo (Movistar+)

Los Javis pegan un salto hacia la madurez (suena a tópico, pero podríamos defender esta idea en otro foro que nos brindara mayor espacio) con una miniserie que asusta no sólo por su fondo, que resulta ser una suerte de biopic encubierto del siniestro grupo de pop cristiano Flos Mariae, sino, especialmente, por sus formas. Con una diabólica estructura narrativa dual la serie nos cuenta dos líneas temporales que se abocan irremediablemente al fatalismo (a pesar de su ración final de redenciones) y conjura un puñado de interpretaciones de altura, especialmente las de Lola Dueñas y Carmen Machi. Además, la pareja de creadores sabe organizar una puesta en escena que retroalimenta al relato y caligrafiar un lenguaje cinematográfico siempre lleno de significados y sugerencias al que, quizá, le faltaría alguna que otra transgresión. Quitando esto último, La mesías brilla con potencia a lo largo de buena parte de su trayecto. – Crítica completa en YouTube

26 – Bronca – Temporada 1 (Netflix)

La peineta, un dedo medio enhiesto, como impredecible caja de pandora. Sólo es necesario que dicho gesto se articule en el peor de los momentos y en el más delicado de los contextos y, como en un caótico efecto dominó, lleve a una reacción más virulenta, que a su vez desatará nuevos males. Hasta una conclusión casi grandguiñolesca. Esto es lo que ocurre en el hostiazo tragicómico de Lee Sung Jin, en el que unos entregados Ali Wong y Steven Yeun emprenden un dilatado feud que pondrá en jaque su propia vida y la estabilidad de sus respectivas familias. Una escalada dramática algo errática que finalmente encontrará su propio sentido de la única manera posible: abrazando el caos. – Crítica completa en YouTube

25 – Desubicadas (Rain Dogs) – Miniserie (Max)

Se ha dejado las entrañas Cash Carraway en su autoficción seriada, durísimo y a ratos muy divertido retrato de la vida cuasicallejera cuando se es madre y se tienen pocos recursos. Costello, la alter ego -magnética Daisy May Cooper-, sobrevive del hurto, la prostitución de proximidad y el amor de una hija mientras lidia, con la entereza, el carisma punk y la fuerza de una locomotora, con todo aquel que se le cruce, incluido un colega terminal y un caradura semiburgués grillado, emo, tierno y violento. Descarnada, sucia y stylish de algún modo, Rain Dogs dinamita prejuicios y nos rocía en toda la cara un escupitajo de moralidad contra las cuerdas. – Crítica completa en YouTube

24 – Selftape – Temporada 1 (Filmin)

Joana y Mireia Vilapuig, de estrellas infantiles a proyectos de juguete roto y de ahí a adultas tempranas con una vida profesional y personal puesta del revés. Como parte de un ejercicio de autoficción las actrices y hermanas en la vida real se montan una especie de mirada hacia los problemas de la pre-treintena (soledad, incertidumbre laboral, turbulencias económicas) y de las carreras pasadas por agua (competitividad, celos, precariedad) que transpira honestidad y puntería emocional, lucidez analítica y sororidad. No les perdamos el ojo. – Crítica completa en YouTube

23 – Los Gemstone – Temporada 3 (HBO)

Danny McBride y Jodi Hill tienen la extraña capacidad de parecer siempre desgastados y redundantes para luego cogernos desprevenidos con nuevas vueltas de tuerca a su discurso. En su tercer ataque frontal hacia la chusma neocon, los USA del MAGA y el negocio de la telepredicación desquiciada el ácido sulfúrico alcanza aún mayores cotas de corrosión. Y la comedia se muestra más histérica que nunca. Pero de algún modo nos enseñan a amar a unos personajes horribles, a compadecernos por sus podridos sistemas de valores y a desear que, a pesar de todo, aguanten muchos años dando por culo para que nosotros podamos seguir midiendo la altísima y ya delirante fiebre de una parte -tan inconscientemente autosatírica como terroríficamente real- de la Norteamérica contemporánea.

22 – La Tierra según Philomena Cunk – Miniserie (BBC)

Philomena Cunk es la profesora de historia, geografía, ciencias sociales, y de la vida en general, que no sabes que necesitas. Tras haber deleitado al Reino Unido con sus conocimientos infinitos en Charlie Brooker’s Weekly Wiper primero y Cunk on Britain después, salta fronteras y se hace global con este Cunk On Earth (La Tierra según Philomena Cunk) en que la experta en todas las materias imparte lecciones sobre las diversas culturas, historias y tradiciones de nuestro planeta. Un documental exquisito y de aprendizaje constante, que de hecho merece ser visto más de una vez para acabar de captar todo lo que tiene que decir. Tan sólo un detalle: Philomena Cunk no tiene ni idea de nada: ni sabe la diferencia entre el Renacimiento y el último disco de Beyoncé, ni que en el desierto hace calor. Demonios, quizá ni sepa lo que es un desierto. En fin, de las comedias más divertidas del año, de reflexión obligada.

21 – Somebody Somewhere – Temporada 2 (HBO)

Seguimos asistiendo a la discreta y silenciosa revolución personal de Sam y a su lenta pero segura carrera contra sí misma para superar su crisis y sus propias circunstancias en ese su rinconcito de Kansas. La magnífica dramedia de Bridget Everett es una especie de triunfo discreto, de placer rural sin aparentes ambiciones trascendentalistas pero con un innegable atractivo y un encanto propio. Un slice of life americana sobre romper los límites con la intención de, simplemente, sobrevivir. Tanto nosotros mismos como nuestras ambiciones pretéritas -sepultadas bajo un presente alienante- y los recuerdos de aquellos que ya no están.

20 – The Great – Temporada 3 (Hulu)

Sexo y desenfreno, excentricidades monárquicas, libertinaje perpetuo, lujo y decadencia, humor negro y cafradas, surrealismo y diálogos vitriólicos disparados a cadencia de metralleta. Sí, todo ha seguido un poco más o menos igual en la serie de Tony McNamara, suerte de La guerra de los Rose en la corte de Pedro III y Catalina La Grande, y para su temporada final ha terminado de ejecutar sus últimas jugadas maestras en un escenario donde cada paso parecía no tener una opción de desandado. Elle Fanning y Nicholas Hoult han terminado su perfecta mímesis poniendo cara y tripas a una de las más brillantes y mordaces colecciones de guiones del presente curso. – Crítica completa en YouTube

critica de el otro lado

19 – El otro lado – Miniserie (Movistar+)

Enésimo paso hacia delante de un artista que se niega a encasillamientos. El Berto Romero creador de El otro lado poco tiene que ver con el colaborador de Buenafuente. Pero es que tampoco se parece demasiado al de Mira lo que has hecho, su anterior serie. Y es que lo que plantea aquí es una ambiciosa balanza entre el humor y el terror, para contar una de fantasmas, posesiones y programas televisivos que reivindica a Jiménez del Oso tanto como critica a Iker Jiménez y, en general, al periodismo de ahora. Con Javier Ruiz Caldera y Alberto del Toro tras las cámaras, y el propio Berto Romero a manos del guion y capitaneando el reparto, El otro lado destila corazón y ganas de hacer las cosas bien por sus cuatro costados, y logra así limar impurezas a base de un discurso claro y necesario por un lado, y a una capacidad envidiable de enganchar por el otro. – Crítica completa en YouTube

18 – Somewhere Boy – Miniserie (Channel 4)

Hay luz, a pesar de todo, en la serie escrita de Pete Jackson. Y decimos a pesar de todo porque la premisa es muy, muy sombría: un joven se marcha a vivir con sus tíos tras el fallecimiento de su padre viudo, que lo tenía semisecuestrado en una casa medio perdida, aislado del mundo y dándole una falsa sensación de seguridad. Pero Somewhere Boy sabe despegarse de los clichés de la pornomiseria para ofrecer un relato que persigue el humanismo y aspira a ofrecer un posicionamiento matizado y rico en capas. Hay mucha sensatez en esta descripción de su tejido humano y mucha sabiduría al representar la complejidad de la diferencia, de la adolescencia y del amor familiar. Un pequeño placer agridulce.

critica de inseparables 2023

17 – Inseparables – Miniserie (Prime Video)

Tomando como referente la novela en la que se basaba la emblemática película de David Cronenberg pero sin renunciar al poder perturbador del canadiense. Así se presenta esta nueva vuelta de tuerca a Inseparables tan insospechada como necesaria. Ahora los gemelos Mantle son mujeres (una Rachel Weisz que multiplica por dos su presencia y su descomunal talento) y la showrunner es una Alice Birch que hace virar la historia hacia los vericuetos más siniestros de la maternidad y los entresijos del sistema relacionados con las mujeres en lugares de poder. Todo lo demás, obviamente, acaba como el rosario de la aurora, con dos personajes -caras de una misma moneda- enrolados en una aventura de mutua destrucción (¿o es autodestrucción?) para una turbulenta bajada a los infiernos del body horror y el terror clínico orquestada tras la cámara por nombres como los de Karyn Kusama o Sean Durkin. – Crítica completa en YouTube

16 – Nuestra bandera significa muerte – Temporada 2 (HBO Max)

Más aventuras piratiles de nuestra panda preferida de zarrapastrosos queer. Ya está. Esto podría ser todo lo que tenemos que decir. No necesitábamos más que eso, una nueva ración chiflada de caos, muerte, destrucción, amor y buen rollo LGBTIQ+. Y esto es justo lo que nos han dado Stede, Barbanegra y compañía. Una colección de capítulos que han aportado novedades (la presencia algo disparatada de otra bucanera de renombre histórico, Zheng Yi Sao), que han puesto a sus personajes en una situación casi introspectiva, de búsqueda de la identidad romántica, y que han cultivado lo que siempre se le dio mejor cultivar a la serie: el sentimiento de familia, de comunidad, de diversidad y aceptación en un contexto social rudo pero inclusivo. Mucho amor. – Crítica completa en YouTube

15 – Poker Face – Temporada 1 (Peacock)

Tremendo desequilibrio entre pretensiones y resultados gozosos, entre autoconsciencia y ambiciones formales se ha marcado el bueno de Rian Johnson para su debut televisivo. Con una magnética Natasha Lyonne como cara visible Poker Face despliega con imparable ímpetu un (esquemático, sí, pero) muy disfrutable sistema de murder mysteries semanales en un procedimental de libro con ambientación americana y gimmick cuasifantástico. La gracia, pues, no está tanto en lo sofisticado de unos argumentos muy rocambolescos (no lo son) sino en el desparpajo y la inteligencia escénica con la que estos se presentan, siempre afilados, siempre vistosos y siempre entretenidísimos. – Crítica completa en YouTube

14 – Samurai de ojos azules – Temporada 1 (Netflix)

Una de las sensaciones de la animación para adultos de la temporada (para la otra, Scavengers Reign, tendremos que esperar a 2024) es un auténtico regalo para la vista y el oído. Sí, aparentemente lo que nos cuenta ya lo hemos vivido antes en otros tantos títulos de referencia (aquí hay mucha reverencialidad por los clásicos), pero la habilidad que tiene la serie de Amber Noizumi y Michael Green para siempre mostrarse fresca, salvaje, poética y más cortante que una katana de Hattori Hanzō es, de verdad, impresionante. Una aventura de venganza, honor y responsabilidad en el Japón del periodo Edo que empaqueta imágenes y escenas, especialmente sus cortantes set-pieces de pelea, de auténtica antología.

13 – Poquita fe – Temporada 1 (Movistar+)

Ay, la rutina. Los años en pareja no pasan en balde para Esperanza Pedreño y Raúl Cimas, protagonistas de esta serie a medio camino entre la comedia y el drama, entre el costumbrismo y Muchachada Nui. Pepón Montero y Juan Maidagán, los creadores de Camera Café, proponen doce episodios, capsulitas de apenas quince minutos, en los que seguiremos la vida monótona y desencantada de una pareja de lo más vulgar y corriente. Una de esas que, como tantas, reman y reman por mucho que la marejada (cuyas olas tienen forma de suegros, trabajo y peliculita y manta los domingos) sea cada vez más violenta. Poquita fe es una comedia, sí. Y muy entrañable, también. Pero ojo con ella, que dice verdades de las que pueden doler. – Crítica completa en YouTube

12 – La noche que Logan despertó – Miniserie (Canal+)

Xavier Dolan anunciaba que dejaba el cine… para centrarse en la creación de una serie que se coloca entre los trabajos más destacados de su carrera. Los cinco episodios de La noche que Logan despertó sacan a relucir lo mejor del cineasta canadiense, en forma de una trama que se va embolicando conforme progresa, destapando secretos y pistas que ayudan a componer un puzle tremendamente intenso sobre sentimientos inconfesos, nexos de unión podridos e inocencias truncadas. En el centro de semejante huracán, una familia cuyos personajes bien podrían haber salido de cualquiera de las películas del director de Los amores imaginarios. Y todo, claro, con los habituales excesos en lo formal y lo dramático. Terreno en cierto modo conocido, pero qué gusto pasear por él de nuevo. – Crítica completa en YouTube

11 – Makanai: la cocinera de las maiko – Miniserie (Netflix)

El salto de Hirokazu Koreeda al formato televisivo seriado, vía este live action de un anime de 2021 es todo lo que podría esperarse de él: un acercamiento exquisito e irrenunciablemente emotivo a unos personajes profundamente humanos, con inquietudes, ilusiones y miedos. Concretamente a dos adolescentes que llegan a una casa de maikos dispuestas a convertirse en aprendices de geisha. Uno lo consigue. La otra termina convirtiéndose en cocinera, o makanai, pieza esencial y pegamento para aglutinar un entramado humano que también incluye antiguas maikos, renegadas, mujeres en crisis existencial y algún que otro cliente. Una serie amable y lírica, pero no exenta de una ligera mirada severa en el choque entre tradición y modernidad que plantea. – Crítica completa en YouTube

10 – Happy Valley – Temporada 3 (Netflix)

La vieja Catherine ha vuelto para una tardía y última sesión de calvario policíaco pueblerino-familiar. Y menudo nivel se ha gastado Sally Wainwright, su creadora, para dar cierre a unas tramas que se arrastraban (en el buen sentido) enquistadas en el odio, el rencor y el fatalismo. Y el naturalismo irresistible de una protagonista carismática, potente y transparente. El tercer Happy Valley ha certificado un nivel que siempre fue altísimo y ha asegurado un lugar de preferencia en el policíaco rural contemporáneo. Grit TV que sabe cuándo tomarse muy en serio a sí misma y cuando aflojar un poco para retratar las caras más esperanzadoras de una comunidad aparentemente desesperanzada. – Crítica completa en YouTube

9 – Barry – Temporada 4 (HBO)

Con su cuarta y temporada Barry se ha despedido de la manera más oscura posible: en esta última tanda de episodios la comedia ha quedado casi escondida, definitivamente acojonada bajo la sombra de una trama criminal ya implacable. Ha habido humor, por supuesto, uno negrísimo, pero aquí lo importante ha sido dimensionar en el tiempo estos últimos años del personaje creado por Bill Hader y Alec Berg: un ser desconectado de la realidad que ahora ha protagonizado una trama muchísimo más compleja de lo que nos imaginábamos. A su alrededor los personajes han caído en un remolino de decadencia y tras el terremoto el polvo ha conseguido asentarse dejando un nuevo mapa para los supervivientes. No el mejor posible pero sí el más lógico de todos.

8 – The Bear – Temporada 2 (Hulu)

Uno de los mayores descubrimientos de la temporada televisiva pasada regresaba con su factor sorpresa ya amortiguado pero con la partida de entrada ganada. Y si bien el resultado no ha superado la excelencia de su predecesora The Bear se ha confirmado como una dramedia de las que pueden hacer historia. Rodada con la tensión de un thriller de cocinas, interpretada con los nervios siempre a flor de piel y narrada desde el filo de un precipicio al que nunca se cae la propuesta de Christopher Storer sabe a dónde apuntar para esquivar con éxito todos sus posibles obstáculos: a un reparto de personajes tan brillante como las actrices y actores que les dan vida. Ahí, y no tanto en su eléctrica puesta en escena y sus feroces diálogos, es donde está el auténtico corazón de The Bear. – Crítica completa en YouTube

7 – The Architect– Miniserie (Viaplay)

En un Oslo ¿distópico? en que ya no se puede tener una vivienda digna, la gente empieza a habitar plazas de parking. Entre dichos “inquilinos”, una aspirante a arquitecta necesitada de un éxito en su carrera… ¿Y qué mejor que sacar partido de, justamente, lo que está viviendo en sus propias carnes? Pero, ¿eso no sería justamente rizar el rizo de una situación socialmente imposible? Interesantes conflictos y dilemas morales, mucha crítica social y aún más llamamiento a filas, aderezado con una factura impecable y, bienvenidas sean, generosas dosis de humor negro. Todo ello en cuatro episodios de entre 15 y 20 minutos. No necesita más la directora y guionista Kerren Lumer-Klabbers para presentar una de las series sensación del año. Cuesta tan poco verla, y deja tamaña huella, que ya lo dice el dicho: al pot petit hi ha la bona confitura. – Crítica completa en YouTube

6 – Soy Virgo – Temporada 1 (Prime Video)

Si Boots Riley (el autor de Sorry to Bother You) es el sucesor del Spike Lee más funky-combativo, el de finales de los 80, sólo el tiempo lo dirá. Hasta ese momento, artefactos de afrosurrealismo tan personales, libres, enrabietados y divertidos como este van pavimentando el camino de su contestataria carrera. Disfrazado de historia de génesis superheroica protagonizada por un adolescente de 4 metros de Oakland, Soy Virgo se revela como una comedia en la que progresivamente se va infiltrando un realismo mágico urbano y una vocación cada vez más agitprop menos interesada en sutilezas que en expresar su posicionamiento político. Al final, esta historia de autoconocimiento, amor, amistad y Walton Goggins termina como feroz denuncia social que dispara escupitajos sulfurosos hacia el corporativismo, el sistema sanitario, la discriminiación racial y clasista y el esnobismo. Televisión verdaderamente creativa. – Crítica completa en YouTube

5 – How to with John Wilson – Temporada 3 (HBO)

John Wilson echa la persiana a su escaparate de animales humanos y ya estamos pensando qué narices vamos a hacer con nuestros secretos impulsos de entomólogos de lo bizarro. Han sido tres colecciones de documentales observacionales de una existencia urbana que sólo puede alcanzarse a ver con otros ojos. Los de un tipo que ha hecho de su cotidianidad una realidad televisada y de la realidad… ¿una ficción? En esta tercera temporada Wilson se ha puesto a sí mismo, y a sus propuestas, contra las cuerdas de lo falso, del constructo, de las fake news. Con mucha consciencia y un gran espíritu autodeconstructivo ha sembrado dudas para, en esencia, aspirar a verdades aún mayores: nadie puede negar que, sea cierto o no lo que muestran sus imágenes, lo que subyace en ellas es cien por cien honesto: su retrato de la soledad, de la marginalidad, del desnorte social y emocional. Y también su homenaje a su ciudad y la fauna imprevisible que la habita. Bye, New York. – Crítica completa en YouTube

4 – The Last of Us – Temporada 1 (HBO)

Todas las miradas del submundo gamer estaban puestas aquí. Todo el mundo permanecía expectante desde que se anunció. Con la primera temporada ya sentenciada nos atrevemos a decir que la adaptación del totémico videojuego de Naughty Dog que se han marcado Craig Mazin y Neil Druckmann podría haber pulverizado cualquier expectativa. No es sólo la mejor adaptación jamás lograda de un medio al otro, es, en sí misma, un producto sobresaliente en todas sus facetas: irreprochable en lo formal, exquisita en el guion, valiente en lo temático. Está cuidadísima hasta el último detalle, es humana hasta el quiebro emocional y tiene al frente a uno de los dúos más poderosos de la ficciones postapocalípticas, Joel y Ellie, interpretados por dos actores espléndidos, Pedro Pascal y Bella Ramsey. Así sí. – Crítica completa en YouTube

3 – Enjambre – Miniserie (Prime Video)

Nos va a resultar difícil encontrar un digno sucesor para Atlanta. Quizá consciente de semejante carga, lo nuevo de Donald Glover, quien aquí acompaña a Janine Nabers, se enmarca en unas coordenadas distintas, a pesar de compartir con aquella una libertad tonal y cualidades visuales profundamente cinematográficas. Enjambre es un producto más claramente encuadrado en el thriller e incluso el terror, centrado en el violento meltdown de la fanfatal de una especie de sosias de Beyoncé. Una groupie extrema embarcada en un killing spree que se llevará por delante cualquier voz discordante, cualquiera que atente contra el honor o el prestigio de su ídolo. Una abrasiva sátira tan valiente como incómoda. – Crítica completa en YouTube

2 – Reservation Dogs – Temporada 3 (FX)

Faltaba terminar de recortarle los últimos flecos narrativos a la serie de Sterling Harjo, por si no lo hemos dicho un millón de veces antes, la mejor ficción sobre maduración del momento. Quedaba adecentar el cuerpo para su viaje hacia el lugar donde moran los ancestros y eso es lo que ha hecho esta tercera y última temporada: colocar, tras la sublimación emocional de la segunda, a cada personaje en el lugar que le va a corresponder de cara a un futuro que ya no veremos. El viaje ha sido intenso, lleno de llanos y baches, pero siempre relevante. Y ahora se marchan esos cuatro chavales y chavalas y dejan de nuevo huérfana la parrilla televisiva de representación del pueblo nativo, de aventuras iniciáticas fronterizas, realismo mágico de raigambre nativoamericana y, por qué no decirlo, también de carisma y sensibilidad adolescente. Ha sido un auténtico placer: mvto, Rez Dogs.

1 – Succession – Temporada 4 (HBO)

Si empezaban a correr el riesgo de estancarse para ofrecer una temporada final que simplemente jugara al déja vu y diera mayores vueltas sobre conceptos ya explotados, Jesse Armstrong y su equipo han decidido remover el avispero para su último curso en Succession. “Eso” que ocurre en el tercer episodio (uno de los más impactantes que recordamos en la historia televisiva reciente) sirve para colocar un último tablero de juego de cara a la masacre de piezas final en la que la partida se juega, esencialmente, a tres. En cuatro temporadas, a cuál más salvaje, Succession ha conseguido desenredar los entresijos del poder político y mediático para volverlos a enmarañar en una temporada final que eleva los tejemanejes shakespearianos a su máxima expresión. A saber cómo podrá volverse a llenar hueco de semejante envergadura ahora que ya no está. – Crítica completa en YouTube

Con el nombre de La casa se firman todos los artículos de corte genérico, escrito a más de dos manos, o de autores cuya intervención haya sido en forma de colaboración, de crítica del lector, o similar. Es el narrador omnisciente, el espíritu que ronda por La casa de los horrores siempre al tanto de todo, siempre atento, pero inofensivo: se pasa el día viendo películas...

Te puede interesar...

Escríbenos algo

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Blog